Los líderes UE tratan el fiasco de las vacunas con dudas sobre el sistema para vetar exportaciones

Vacuna de AstraZeneca. / EFE/ Kai Försterling

Vacuna de Astrazeneca

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea discutirán este jueves cómo aumentar la producción de vacunas contra el coronavirus en suelo europeo ante el fiasco por los retrasos de una de las farmacéuticas proveedoras, AstraZeneca, contra la que Bruselas ha elevado la presión con una propuesta pensada para reforzar el control de las dosis exportadas a países como Reino Unido y que los líderes examinarán con cautela por las dudas que despierta.

Los Veintisiete no avanzan al ritmo previsto en sus campañas de vacunación entre otras razones por los problemas de abastecimiento y las dudas sobre los riesgos de la vacuna de AstraZeneca, lo que hace peligrar el objetivo fijado para que de aquí al verano el 70% de la población adulta en la UE esté inmunizada y se pueda pensar en reactivar el turismo.

También explorarán cómo dotar de mayor transparencia y predictibilidad a la cadena de producción y suministro de las vacunas, ante el malestar creado tras constatar que la Unión Europea es uno de los principales exportadores de estos fármacos pero a cambio no ha recibido cargamentos desde ninguno de los países terceros en los que las farmacéuticas contratadas tienen fábricas.

Desde el pasado febrero la UE cuenta con un mecanismo para reforzar el control de las exportaciones de vacuna que permite a la Comisión Europea y a las autoridades nacionales bloquear la salida de cargamentos a terceros países si el laboratorio que los envía no está cumpliendo sus compromisos contractuales con los países de la UE.

Los países ven con buenos ojos este mecanismo porque da mayor transparencia al proceso de producción y permite saber dónde se producen los fármacos y a dónde se envían, por lo que se espera que respalden la prórroga adoptada por Bruselas para su uso hasta al menos el próximo mes de junio.

Sin embargo, la capitales observan con cautela y ciertas dudas la modificación que propone la Comisión Europea para que este mecanismo se pueda utilizar también para impedir las exportaciones de empresas que sí cumplen los contratos con la UE si Bruselas considera que está en riesgo la «seguridad de abastecimiento» de los Veintisiete.

La jefa del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen, que hace una semana ya amenazó a Reino Unido con bloquear las exportaciones de vacunas a este país si desde allí no correspondían con reciprocidad, defenderá ante los líderes que se apliquen criterios de reciprocidad y proporcionalidad al decidir sobre cada petición de exportación.

En la discusión se espera que algunos países planteen sus quejas por lo que sostienen es un reparto desigual de las dosis de que dispone la Unión Europea porque no se sigue estrictamente el criterio de población, aunque el Ejecutivo comunitario sostiene que el reparto es equitativo y que son los Estados miembro los que pueden decidir ajustes de manera bilateral.

El mandatario austríaco, Sebastian Kurz, ha liderado estas críticas con mensajes que han irritado a otros socios y a Bruselas, en donde distintas fuentes recuerdan que Austria prefirió fiar la mayor parte de su abastecimiento a AstraZeneca y descartó la compra a otras farmacéuticas con las que la UE negoció, lo que le coloca ahora en una situación «muy difícil».

Para el bloque la estrategia de vacunación sigue siendo la clave para frenar la pandemia, aunque la cumbre servirá para repasar también la coordinación en otras medidas contra el coronavirus, en un momento en el que la situación epidemiológica es «dramática» en la UE, en palabras de la comisaria de Salud, Stella Kyriakides.

La víspera de la cumbre, la comisaria recordó que el número de contagios están aumentando de nuevo en la mayoría de países de la UE, que en 15 de ellos han aumentado las hospitalizaciones y en ocho han subido incluso la tasa de fallecidos. En este contexto, países como Alemania o Bélgica han endurecido sus medidas restrictivas con cierres de varias semanas de comercios o escuelas.

En este contexto, se espera que los mandatarios formalicen también el inicio de los trabajos técnicos en el seno del Consejo para preparar de aquí a junio el certificado de inmunidad que permita reactivar la libertad de movimiento de los europeos de cara a la temporada de verano, con el objetivo de reactivar el turismo.

Los Veintisiete están de acuerdo en que se cuente con un documento que reúna información médica del titular relevante para el control de la pandemia, en concreto si ha sido vacunado, tiene anticuerpos porque ha superado la enfermedad o tiene una PCR reciente que demuestre que no está contagiado.

En la cita de líderes, que iba a ser presencial pero finalmente será telemática por la evolución de la pandemia, incluye en su agenda también asuntos de política exterior, entre los que destaca un punto de información sobre la relación con Putin y una discusión sobre las relaciones con Turquía y las opciones para relajar la tensión con Ankara.