Los detectives detenidos por el supuesto chantaje al juez Urquía admiten haber grabado el vídeo por encargo de Villarejo

José Manuel Villarejo, excomisario de policía
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los detectives detenidos la semana pasada e investigados en la pieza 6 del ‘caso Tándem‘ en la Audiencia Nacional por supuestamente grabar un vídeo comprometedor del exjuez Francisco Javier Urquía han reconocido este lunes ante el magistrado instructor que ellos lo hicieron y que fue por encargo del comisario jubilado y en prisión provisional José Manuel Villarejo. Según han informado fuentes jurídicas, de los cuatro arrestados, sólo una de las detectives se ha acogido a su derecho a no declarar, mientras que el resto –otra detective, un exmilitar y un escolta– han contestado a las preguntas del titular del Juzgado Central de Instrucción número 6, Manuel García Castellón, y de los fiscales anticorrupción.

La detective ha dicho que el encargo se pagó con 20.000 euros y que fue el exmilitar el que la puso en contacto con Villarejo. También ha explicado que después de hacer la grabación –un vídeo relacionado con el consumo de drogas–, los tres redactaron un infome y se lo entregaron al comisario.

El exmilitar, por su parte, ha confirmado su papel en la trama porque se trataba de hacer un favor para un amigo suyo, el empresario Juan Muñoz –marido de la periodista Ana Rosa Quintana– y ha apuntado que fue él quien entregó el dinero a la detective.

Mientras, el escolta ha manifestado que también participó y que dio por hecho que detrás de la operación estaba el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) porque la detective había hecho pruebas de acceso. Sin embargo, ella ha dicho que nunca entendió que los servicios de inteligencia hubiesen encargado nada al respecto, según las fuentes consultadas.

El vídeo de Urquía fue grabado en 2017, cuando éste ya había sido apartado de la Carrera Judicial por aceptar dinero de uno de los investigados de la ‘Operación Malaya’. Juan Muñoz y su hermano están imputados en esta pieza por haber encargado supuestamente a Villarejo material para presionar al exjuez, que en ese año ya ejercía como abogado.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA