Los depósitos confirman su status de producto favorito de ahorro de los hogares en la pandemia

Dinero ahorros
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La crisis económica desatada por la pandemia del coronavirus Covid-19 ha convertido a las familias en especialmente conservadoras en lo que respecta a su dinero, disparando hasta casi 900.000 millones de euros los depositos bancarios, la cifra más alta de la historia. Además, a pesar de que apenas ofrecen rentabilidad a día de hoy, existen algunas excepciones: entre los depositos a plazo fijo mas rentables destaca, por ejemplo, un producto de Wizink a 36 meses y con un interés del 0,8% TAE.

Uno de los mejores depositos bancarios es el ‘Depósito Wizink a 36 meses’, que ofrece un tipo de interés del 0,80% TAE (0,798% TIN) para cantidades de entre 5.000 y 250.000 euros. El pago de los intereses se realizará cada tres meses y el producto está exento de comisiones de administración o mantenimiento. La oferta está dirigida a ingresos nuevos.

WiZink es un banco digital opera con ficha bancaria propia, lo que significa que, además de cum- plir con la regulación comunitaria, está directamente supervisado por el Banco de España y adscrito al Fondo de Garantía de Depósitos español que cubre los primeros 100.000 euros invertidos por persona.

Este 0,80% TAE supone prácticamente triplicar el tipo de interés medio que se paga en España los depósitos por encima de los dos años de plazo. En concreto, según las estadísticas del Banco de España a junio (últimas cifras disponibles), las entidades españolas pagaban apenas un interés del 0,27%, por debajo del 0,29% de mayo.

Las entidades españolas suelen ser además más tacañas que sus competidoras europeas, que de media ofrecen un interés del 0,72% en los plazos por encima de 24 meses.

En los plazos más cortos, la rentabilidad de los depósitos bancarios es todavía más baja, según los datos de la institución que dirige Pablo Hernández de Cos, de apenas un 0,01% en los plazos fijos a un año en España y de un 0,20% en el caso de la eurozona. En las cuentas corrientes y libretas es de apenas un 0,01% y un 0,02%, respectivamente.

Esta escasísima rentabilidad, consecuencia del escenario de tipos negativos propiciado por el Banco Central Europeo (BCE), no ha evitado que los depósitos mantengan su status como producto de ahorro favorito de los hogares españoles, y la crisis provocada por la pandemia de Covid-19 no ha hecho sino confirmar esta tendencia, llevando a las familias a incrementar el ahorro ante la incertidumbre económica derivada de la pandemia.

De hecho, a cierre de junio las familias españolas contaban con 891.600 millones de euros en depósitos bancarios, cifra que supone no sólo un incremento de un 1,07% respecto a mayo y de un 5,74% si se compara con junio de 2019, sino que también es la más elevada de la serie histórica, que arranca en 1989. Según los datos del Banco de España, los depósitos del total de los residentes en España –incluyendo también a empresas- ascendieron a 1,502 billones de euros en junio, lo que supone un aumento mensual del 1,92% y un incremento interanual del 5,2%.

Muy lejos de los depósitos como producto predilecto de ahorro se sitúan los fondos de inversión. De acuerdo con los datos de la consultora Vdos, el patrimonio de los fondos ascendía a julio a 267.000 millones de euros, menos de una tercera parte que el dinero guardado en los depósitos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA