Los bancos esperan una demanda récord de crédito en las empresas y un hundimiento en las familias

Banco de españa
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los bancos españoles prevén que en el segundo trimestre del año las solicitudes de préstamos procedentes de empresas registren el mayor incremento desde que comenzó a elaborarse la Encuesta de Préstamos Bancarios del Banco de España en 2003, según recoge el citado documento en su edición de abril, y que se produzca un intenso descenso de las peticiones de fondos procedentes de las familias.

Durante el primer trimestre, la encuesta del Banco de España refleja una cierta contracción de la oferta crediticia en España y la UEM en casi todos los segmentos analizados. La demanda de crédito siguió reduciéndose en España de forma generalizada, si bien en el caso de las empresas el ritmo fue menor que tres meses antes. En el conjunto de la Unión Económica y Monetaria (UEM), repuntaron las solicitudes de fondos de las empresas y se desaceleraron las de los hogares.

Estos datos muestran que la pandemia del Covid-19 ha comenzado a notarse en la actividad crediticia, aunque de forma limitada, debido a que el virus incidió solo en la parte final del trimestre, por lo que las entidades financieras de España y el conjunto de la UEM esperan que entre abril y junio los efectos del coronavirus se reflejen de una manera mucho más evidente e intensa, especialmente en el caso de la demanda de financiación.

En concreto, los bancos anticipan un fuerte aumento de las solicitudes de préstamos procedentes de las empresas, impulsado por sus elevadas necesidades de liquidez. De cumplirse, sería el mayor incremento de la demanda registrado en este segmento por la encuesta desde su inicio, en 2003.

Por el contrario, los bancos prevén un intenso descenso de las peticiones de fondos procedentes de los hogares, en un contexto de creciente incertidumbre económica.

Asimismo, esperan relajar los criterios de concesión de los créditos a las empresas durante esos mismos meses, como consecuencia de los programas de avales públicos introducidos en varios países y de las medidas adoptadas por el Banco Central Europeo (BCE).