Crisis económica

Los bancos de Líbano cierran ‘sine die’ ante la avalancha de personas que piden retirar sus ahorros

La crisis golpea al país, donde cerca de tres cuartas partes de la población han caído por debajo del límite de la pobreza.

Una bandera de Líbano ondea junto a la zona destruida por la explosión en Beirut
Una bandera de Líbano ondea junto a la zona destruida por la explosión en Beirut

Los bancos de Líbano cerrarán sus puertas de forma indefinida tras los “ataques” de los últimos días, según ha anunciado la Asociación de Bancos de Líbano (ABL), tras los últimos incidentes en los que diversas personas irrumpieron en sucursales para exigir la retirada de sus fondos ante las restricciones a la entrega de efectivo por la crisis.

“Ante los ataques que sufren los bancos, todas las agencias bancarias del país cerrarán sus puertas y se centrarán por ahora en garantizar sus servicios a través de cajeros automáticos para particulares y el servicio de clientes para las empresas”, ha dicho la organización.

Fuentes de la ABL citadas por el diario libanés ‘L’Orient le Jour’, recoge Europa Press, han señalado que diversos bancos ya habían cerrado sus puertas durante la jornada del jueves ante los últimos incidentes, tras el cierre de tres días en septiembre para protestar por los recientes incidentes violentos en diversas sucursales del país, donde varias personas han irrumpido armadas o por la fuerza para lograr retirar parte de sus ahorros.

Las entidades han impuesto desde 2019 duras restricciones a la retirada de divisas extranjeras ante la grave crisis económica en el país, lo que ha provocado en la práctica un impedimento para que muchas personas puedan retirar sus ahorros, en un momento en el que cerca de tres cuartas partes de la población han caído por debajo del límite de la pobreza.

El país se encuentra sumido en una grave crisis desde hace años, situación ahondada por las explosiones de agosto de 2020 en el puerto de la capital, Beirut, la pandemia de coronavirus y la situación a nivel político, con unas tensiones que han tenido paralizado el Gobierno durante meses. Además, la libra libanesa se ha desplomado durante los últimos meses, lo que llevó al Banco Mundial a afirmar en junio de 2021 que la crisis es una de las peores registradas a nivel mundial desde mediados del siglo XIX.

Más información