Le Pen ahuyenta también a los poderosos inversores japoneses

Marine Le Pen, presidenta del Frente Nacional
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El próximo 23 de abril se celebrará la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas y cada vez es más patente el nerviosismo de los inversores ante la posibilidad de que la candidata del Frente Nacional, Marine Le Pen, acabe llegando al Elíseo.

La última muestra de este nerviosismo es la desbandada de los inversores japoneses, unos de los más importantes compradores de la deuda pública francesa, que sin embargo durante el pasado mes de febrero se deshicieron de una cantidad récord de títulos.

En concreto, los gestores nipones vendieron 1,58 billones de yenes (unos 13.400 millones de euros al cambio actual) en bonos soberanos franceses durante febrero, que fue además el cuarto mes consecutivo de ventas netas. La explicación, el escándalo judicial en el que se vio envuelto el hasta entonces favorito a la presidencia de la República, François Fillon, que aupó a Le Pen a la ‘pole position’ en la carrera al Elíseo.

Tal y como publica Financial Times, los inversores japoneses han desempeñado un papel cada vez más importante en los mercados de deuda franceses, después de que tanto bancos como aseguradoras del país comenzaran a acumular activos galos en consonancia con la decisión del Banco de Japón de aplicar una política de tipos de interés negativo a principios de 2016.

En concreto, los inversores del país del Sol Naciente representan nada menos que un 10% del mercado actual de deuda pública francesa, por lo que la decisión de desprenderse de alrededor de dos billones de yenes desde noviembre no ha pasado desapercibida.

De hecho, estas cifras ponen de relieve el nerviosismo de los inversores durante la carrera presidencial francesa, más si cabe después de las sorpresas internacionales vividas en el último año, con las victorias de Donald Trump en EEUU y del Brexit en el referéndum de independencia del Reino Unido.

No obstante, es cierto que desde febrero, cuando saltó a los titulares el escándalo de Fillon por haber realizado presuntos pagos a familiares suyos, ha vuelto una relativa calma a los mercados.

El descalabro de Fillon en las encuestas ha llevado a liderar las quinielas al centrista Emmanuel Macron, que incluso podría ser el candidato más votado en la primera ronda por delante de Le Pen. Una encuesta realizada ayer por Kantar Sofres sitúa a Le Pen y Macron empatados con un 24% en primera ronda, seguido por el candidato de izquierda Jean-Luc Mélenchon, que saltaría a Fillon hasta alcanzar un 18% de los votos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA