Lasso celebra victoria presidencial en un «día histórico» en Ecuador, que ha votado «la necesidad de cambio»

Guillermo Lasso

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El conservador Guillermo Lasso ha celebrado la virtual victoria en la segunda vuelta presidencial, donde se ha impuesto a Andrés Arauz, en lo que ha considerado es un «día histórico» en Ecuador, ya que los ecuatorianos han votado por «la necesidad de cambio y de mejores días para todos».

Con el 97 por ciento de los votos escrutados, y a falta del anuncio oficial del Consejo Nacional Electoral (CNE), Lasso ha pronunciado un discurso de agradecimiento frente a una multitud que coreaba «¡viva presidente!».

«Quiero agradecer a los ecuatorianos que me han brindado su confianza, que han salido a votar con espíritu democrático», ha comenzado Lasso, que ha señalado que la jornada electoral «ha mandado un mensaje contundente: los ecuatorianos creemos en la democracia, creemos en la libertad».

Lasso ha subrayado que «hoy es un día de celebración. La democracia ha triunfado y los ecuatorianos han optado por un nuevo rumbo, uno muy diferente al de los últimos 14 años en Ecuador», por lo que ha dado gracias «por formar parte del Ecuador del encuentro, gracias por darme la oportunidad de ser su presidente y poderlos servir».

«Desde el 24 de mayo próximo asumiremos con responsabilidad el desafío de cambiar los destinos de nuestra patria y lograr para todos un Ecuador de oportunidad y de prosperidad que anhelamos», ha prometido el virtual ganador.

Entre otras personas, ha dirigido sus muestras de agradecimiento a su compañero de fórmula, «ahora vicepresidente electo de Ecuador», Alfredo Borrego, así como al exalcalde de Guayaquil Jaime Nebod, así como al partido Social Cristiano, «que han apoyado un proyecto político en beneficio del Ecuador.

ARAUZ ADMITE LA DERROTA

Por su parte, Arauz ha admitido la derrota y ha señalado que es hora de hacer una «reflexión honesta, una autocrítica real», si bien ha aseverado que tenía en su «mente y corazón» que ganaría para «impulsar verdaderas políticas de transformación».

«El poder no ha sido un capricho para mí, mi única intención es ser un servidor público. Seguiré sirviendo al pueblo del Ecuador, desde la trinchera que nos toque estaremos sirviendo a nuestro pueblo, construyendo programáticamente, con profundidad de ideas, formando a las siguientes generaciones», ha agregado.

Asimismo, ha prometido que seguirá «trabajando para hacer realidad todas mis políticas y propuestas por el bien del Ecuador y del pueblo ecuatoriano».

«Nos encontrarán listos para dialogar, conversar y trabajar», ha añadido, al tiempo que ha agregado que «en todo lo que esté en contra del beneficio de las grandes mayorías, nos encontrarán trabajando para evitarlo».