Las sanciones de EEUU dan la excusa a China para ‘castigar’ a los votantes de Trump

Donald Trump y Xi Jinping
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La tensión entre EEUU y China sigue aumentando, y aunque se ha centrado últimamente en el sector tecnológico, está también sin resolver otro frente no exento de importancia, especialmente para los intereses de Donald Trump: el agrícola. El presidente basó en buena parte su victoria electoral de hace cuatro años en los grandes estados agrícolas, y ahora que se acerca una nueva cita con las urnas, China podría encontrar pocos estímulos para elevar sus importaciones.

“China se encuentra bastante rezagada en lo que se refiere a los volúmenes de importación acordados con EEUU”, tanto en productos agrícolas como industriales, apunta DWS, la gestora de Deutsche Bank, en un informe. “Por supuesto, hay buenas razones para ello, sobre todo la crisis de la Covid-19. Tal vez por eso EEUU mantenía una postura aparentemente moderada en las semanas previas a las negociaciones, programadas para el 15 y 16 de agosto”.

En las últimas fechas, sin embargo, parece haber habido un cambio de rumbo, con las reuniones aplazadas y ningún signo de que se vayan a retomar a corto plazo.

“En realidad, el acuerdo comercial parece algo secundario para China”, explica Elke Speidel-Walz, economista jefe para Mercados Emergentes de DWS. “Las amplias sanciones a las telecomunicaciones, la tecnología y, más recientemente, las empresas chinas que operan por Internet le están causando mucho más daño a la economía china que la posible aplicación de nuevos aranceles. Ahora mismo, es probable que Beijing no tenga muchos incentivos para apoyar políticamente a Trump con un aumento de las importaciones, sobre todo si se aplicaran algunas sanciones a partir de mediados de septiembre”.

De hecho, los expertos del banco alemán creen que China aún podría tomar represalias y la disputa comercial podría prolongarse. En general, las dos economías más grandes del mundo continúan distanciándose, “en detrimento de ambas y del resto del mundo”.

China eleva las compras de soja

Por el momento, no obstante, estos temores no se están reflejando en las importaciones chinas de soja estadounidense, destaca Warren Patterson, analista de ING. “China ha sido bastante activa en la compra de soja estadounidense en los últimos meses, aunque los flujos en lo que va de año todavía están muy por debajo de los niveles previos a la guerra comercial”, señala en un informe.

En lo que va de la campaña comercial estadounidense 2019/20, las ventas de exportación de EEUU a China se sitúan en 14,56 millones de toneladas, un aumento interanual del 24%. Esto, sin embargo, sigue estando muy por debajo de los 27,6 millones de toneladas en la temporada 2017/18, e incluso más lejos aún de los más de 35 millones de toneladas en la temporada 2016/17.

Dado el reciente repunte de los precios brasileños, la soja estadounidense es más competitiva en China, explica el experto del banco holandés, por lo que “suponiendo que se mantengan las exenciones arancelarias para la soja estadounidense, los compradores chinos deberían favorecer la soja estadounidense”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA