Las salidas a bolsa protagonizan el mejor arranque de año desde 2015 en Europa

Bolsa de Francfort

Bolsa de Frankfurt.

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los sectores de la tecnología y el comercio electrónico se han convertido en los grandes protagonistas del parqué europeo, liderando el que ya ha sido el mejor comienzo del año para las salidas a bolsa desde 2015 después de que las medidas de confinamiento hayan disparado el interés por las empresas beneficiadas por los confinamientos.

En lo que va del año, las empresas que cotizan en las bolsas de valores europeas, incluida la de Londres, han vendido 8.400 millones de euros en acciones a través de 16 acuerdos, según datos de Refinitiv que recoge Financial Times. Esta cifra, que incluye los nuevos fondos captados y la retirada de participaciones por parte de los propietarios, constituye el mayor volumen y el mayor número de salidas a bolsa para el periodo comparable desde 2015. Es asimismo la segunda mayor cantidad recaudada de acuerdo con los datos, que se remontan a 1998.

Alrededor del 70% del capital vendido fue en empresas que se han beneficiado del cambio hacia el online de empresas y consumidores durante la pandemia, incluido el minorista de tarjetas Moonpig y el negocio de casilleros de paquetes InPost.

“Hemos sido testigos de algunos cambios tectónicos en el panorama del comercio electrónico como resultado de Covid; las cosas que pensamos que tomarían cinco años han tomado cinco meses”, señala a FT James Fleming, codirector global de mercados de capital de acciones de Citigroup. Como resultado, ha habido una “revaloración significativa de las valoraciones de las empresas de tecnología”.

“Europa ha tenido una escasez de estas empresas de tecnología [en comparación con] EEUU en los últimos años”, añade Barry Meyers, director de mercados de capitales de renta variable del Reino Unido en JPMorgan. “Hay entusiasmo en este momento porque se trata de empresas de alta calidad”. La demanda supera la cantidad de negocios listos para salir a bolsa en la región, según Meyers.

Varias de las mayores operaciones europeas han incluido también a los llamados inversores de referencia (‘cornerstone’), que se comprometen por adelantado a comprar un determinado número de acciones. Esta práctica, muy popular en Asia, beneficia a la empresa, ya que tiene un comprador garantizado, y ayuda al inversor al fijar el tamaño de su participación.

Los inversores de referencia “pueden marcar una diferencia tangible en el éxito de una oferta pública de venta al crear un impulso inicial”, afirma Nick Fowler, codirector de mercados de capitales europeos de Lazard. Pero advierte de que también “dificultan la participación de otros inversores en los candidatos más atractivos a la salida a bolsa”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA