Las mujeres que trabajan en el sector sanitario ganan un 24 por ciento menos que los hombres

Enfermera

Las mujeres que trabajan en el sector sanitario ganan un 24 por ciento menos que los hombres, según ha puesto de manifiesto un nuevo informe realizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Organización Mundial de la Salud (OMS).

El trabajo, que es el más completo del mundo sobre las desigualdades salariales de género en la salud, ha evidenciado una brecha salarial de género de aproximadamente 20 puntos porcentuales, lo que muestra las mujeres están mal pagadas en comparación con los hombres.

El informe también encuentra que los salarios en el sector de la salud y la atención tienden a ser más bajos en general, en comparación con otros sectores económicos. Esto es consistente con el hallazgo de que los salarios a menudo son más bajos en los sectores económicos donde predominan las mujeres.

El estudio ha mostrado una amplia variación en las brechas salariales de género en diferentes países, lo que sugiere que las brechas salariales en el sector «no son inevitables y que se puede hacer más para cerrarlas».

«Las mujeres constituyen la mayoría de los trabajadores en el sector sanitario, pero en demasiados países los sesgos sistémicos están dando como resultado sanciones salariales perniciosas en su contra. La evidencia y el análisis de este informe deben servir a los gobiernos, empleadores y trabajadores para tomar medidas efectivas. Es alentador que las historias de éxito en varios países muestren el camino, incluidos los aumentos salariales y el compromiso político con la equidad salarial», ha dicho el director de Personal de Salud de la OMS, Jim Campbell.

Asimismo, las madres que trabajan en el sector de la salud y el cuidado parecen sufrir más, dado que durante los años reproductivos de una mujer, las brechas salariales de empleo y de género en el sector aumentan de manera significativa y persisten durante el resto de la vida laboral de la mujer.

El análisis también analiza los factores que están impulsando las brechas salariales de género en el sector. Las diferencias de edad, educación, tiempo de trabajo y la diferencia en la participación de hombres y mujeres en los sectores público o privado solo abordan una parte del problema.

«El sector sanitario tiene salarios bajos en general, brechas salariales de género obstinadamente grandes y condiciones laborales muy exigentes. La pandemia de COVID-19 expuso claramente esta situación al tiempo que demostró cuán vitales son el sector y sus trabajadores para mantener en marcha a las familias, las sociedades y las economías. No habrá una recuperación inclusiva, resiliente y sostenible sin un sector sanitario y asistencial más fuerte», ha dicho la directora del Departamento de Condiciones de Trabajo e Igualdad de la Organización Internacional del Trabajo, Manuela Tomei.