Las inversiones sostenibles no implican sacrificar rentabilidad (más bien al contrario)

Cambio climático
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La concienciación en la lucha contra el cambio climático ha convertido las cuestiones medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG, por sus siglas en inglés) en uno de los principales factores a tener en cuenta a la hora de realizar una inversión. Pero no es solo una moda, sino que a lo largo de los últimos años ha demostrado incluso ser más rentable que la media.

“Las inversiones ESG no son nada nuevo”, señalan los analistas de DWS, la gestora de activos de Deutsche Bank, “sin embargo, últimamente, las preocupaciones ligadas al cambio climático han convertido la inversión sostenible en uno de los temas de mayor actualidad en el mercado”. “Cada vez es más frecuente que la gente no solo quiera consumir de manera sostenible, sino también invertir de manera sostenible. Aun así, se plantea la duda de si esta inversión sostenible resulta beneficiosa para los inversores o si implica sacrificar rentabilidad”.

La respuesta que dan a esta duda los expertos del banco alemán es que “invertir con criterios ESG no solo es bueno para la conciencia de los inversores, sino que también puede resultar rentable”. Desde enero de 2018, el índice MSCI World SRI, que se basa en el conocido MSCI World, ha superado al índice convencional en 4,7 puntos porcentuales. “La conclusión es la misma si analizamos un periodo de tiempo más largo”: desde septiembre de 2007, el índice sostenible ha generado una rentabilidad anualizada del 6,3%, lo que significa que ha superado al MSCI World en 0,7 puntos porcentuales cada año.

Una de las razones de este mejor comportamiento relativo del índice sostenible podría ser que “la inversión ESG está atrayendo mucha atención, influyendo en la demanda de ciertos productos y empresas”, apunta DWS. “Sin embargo, si tenemos en cuenta el historial a largo plazo, no parece que esta atracción por la inversión ESG sea el único factor de impulso del índice sostenible. Otra razón podría ser la sobreponderación en acciones de crecimiento (growth) con respecto al MSCI World. Habrá que ver cómo reacciona el índice cuando las acciones de valor (value) se recuperen”.

Asimismo, “el buen comportamiento histórico del índice sostenible también podría facilitar el avance de la sostenibilidad en el terreno político”, consideran los expertos. La nueva presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, no ha sido la única en mostrar interés por este tema. Christine Lagarde, la nueva responsable del Banco Central Europeo (BCE), también se ha mostrado favorable a la implementación de medidas de política monetaria para apoyar la lucha contra el cambio climático.

“A largo plazo, esto podría fomentar los sistemas de calificación ESG, que cada vez son mejores. De cualquier manera, parece que el interés por la inversión sostenible irá en aumento”, concluyen los expertos de DWS.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA