Las infraestructuras reclaman al Gobierno un plan como el del turismo o el automóvil

El presidente de Sacyr, Manuel Manrique
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El sector de las infraestructuras no quiere quedarse atrás respecto a otros como el automóvil o el turismo en los planes del Gobierno para la reconstrucción económica de España tras la crisis por la pandemia del coronavirus Covid-19. En la jornada de este jueves de la Cumbre Empresarial organizada por la CEOE han desfilado algunos de los primeros espadas del sector, y han coincidido en poner el acento en la necesidad de la colaboración público privada para aumentar las inversiones en infraestructuras.

Tal y como ha apuntado el presidente de Sacyr, Manuel Manrique, hay “tres grandes motores”, en la economía española, la industria, el turismo y las infraestructuras. Por eso, tras los planes para relanzar el automóvil y el turismo anunciados esta misma semana, el empresario ha señalado que también es “imprescindible” impulsar la colaboración público privada en el sector de las infraestructuras.

Manrique ha aclarado que cuando se habla de infraestructuras “no es solo carreteras”, sino “algo mucho más amplio y potente” como alternativas de transporte para una movilidad más sostenible, redes de telecomunicaciones, nodos logísticos o infraestructuras de atención a sanidad y educación.

“La inversión en infraestructuras es vital para dinamizar la economía”, ha coincidido Rafael del Pino, presidente de Ferrovial, que considera que España necesita invertir en transporte, tratamiento de aguas o en rehabilitación de edificios, que además de tener un impacto ambiental “crearía empleo de manera inmediata”. “No tenemos mucho tiempo y la sociedad está esperando respuestas”, ha insistido.

El presidente de Agbar, Ángel Simón, también ha incidido en la colaboración público privada y ha puesto algunas cifras sobre la mesa sobre las inversiones necesarias en su sector específico, el del tratamiento de aguas. Según los estudios que ha citado, la “degradación d las infraestructuras” hace necesarias unas inversiones de 18.300 millones anuales en la próxima década. Con ellas se podrían generar 500.000 puestos de trabajo y se incrementaría el PIB en un 3%. “El modelo público privado es el modelo del éxito”, ha señalado.

El otro eje que mencionan los empresarios sobre el que debe rotar la recuperación es la “seguridad jurídica” que permita atraer a inversiones. Así lo ha señalado Del Pino, que ha aprovechado también para pedir “flexibilidad” en el marco laboral y “una política fiscal que no aumente la presión sobre sociedades o particulares, o incluso que contemple reducciones temporales como está haciendo Alemania”.

Una seguridad jurídica que aporte “certidumbre y fiabilidad” será necesaria, ha apuntado en la misma línea Manrique, para atraer inversión extranjera. “En el mundo existe una grandísima cantidad de liquidez, fondos que buscan proyectos moderadamente rentables que sean seguros y sostenibles”, ha recordado el presidente de Sacyr.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA