Currently set to Index
Currently set to Follow

Las crisis energéticas se convertirán en habituales por la escasez del suministro

Extración de petróleo

Extracción de petróleo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Existe una desconexión entre las “realidades de la dinámica del mercado [del petróleo]” y las políticas que se están implementando, y el resultado puede acabar siendo una futura escasez en el suministro. Así lo ha avisado al menos Daniel Yergin, vicepresidente de IHS Markit, en declaraciones a la CNBC.

Las compañías petroleras internacionales están bajo presión para recortar las inversiones en la producción de energía tradicional en un momento en que la demanda de petróleo está creciendo, y eso está llevando a una “subinversión preventiva” en el suministro, ha reflexionado Yergin, lo que a su juicio supone una desconexión entre las “realidades de la dinámica del mercado” y las políticas que se están implementando.

Los productores de petróleo “claramente no están invirtiendo lo suficiente” porque los inversores quieren que sean más cuidadosos y ejerzan disciplina de capital, ha explicado. Por otro lado, “la demanda mundial volverá a estar donde estaba en 2019 en los próximos meses, y (…) la demanda seguirá creciendo, por lo que necesitará inversión”.

En su informe mensual del mercado petrolero, la OPEP dijo que prevé que la demanda mundial de petróleo alcance los 100,6 millones de barriles por día en 2022, es decir, unos 0,5 millones de bpd por encima de los niveles prepandémicos.

El enfoque en pasar de los combustibles tradicionales a la energía limpia también puede contribuir a una escasez de suministro, ha avisado Yergin. La demanda mundial de energía está creciendo más rápidamente que la capacidad de energía renovable, lo que significa que no hay suficiente energía limpia para satisfacer las necesidades del mundo.

“Creo que deberíamos ser conscientes de que una de las cosas que podemos ver es una serie de crisis” en el mercado de la energía.

Los futuros del Brent han subido un 60% y los del crudo estadounidense un 68% en lo que va del año debido a que la demanda se disparó debido a la reapertura de las economías y la relajación de las restricciones por la pandemia.