Las bolsas frenan su recuperación y vuelven a teñirse de rojo

Bolsa de Madrid
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La recuperación de las bolsas mundiales echa hoy de nuevo el freno, con las principales plazas bursátiles europeas abriendo de nuevo en rojo. Primero fueron los bancos centrales los que pusieron en juego toda su artillería, y ahora son los Gobiernos los que han tomado el relevo con millonarias medidas para paliar los efectos económicos de la lucha contra el coronavirus. Pero los inversores no tienen todas consigo sobre si se logrará evitar una recesión prolongada.

“El jurado aún no ha decidido si estas medidas ayudarán a estabilizar los mercados financieros”, señala a Financial Times Michael Strobaek, director de inversiones de Credit Suisse, que considera que los inversores deben permanecer al margen. En España, el Ibex 35 ha abierto la sesión con retrocesos del entorno del 2,3% hasta los 6.347 puntos. Caídas de casi un 4% para el Dax en Frankfurt, mientras que el Cac parisino se dejaba un 2,7% el Mib milanés un 0,87% y el Ftse de Londres un 3,92%.

La volatilidad ha sido la nota predominante en la jornada asiática. En Japón, el Topix cerró con un alza del 0,2% después de haber llegado a dispararse un 3,6% al calor de las compras récord de acciones (120.000 millones de yenes) del banco central. Las noticias apuntan además a que el primer ministro Abe formará un panel para discutir nuevas medidas de apoyo.

El índice Hang Seng de Hong Kong cayó un 2,9%, mientras que el CSI 300 de China cayó un 0,9%. Mientras, el S&P/ASX 200 de Australia cayó un 6,4% después de que el primer ministro, Scott Morrison, advirtiese de que la crisis podría perturbar la vida cotidiana en el país hasta seis meses.

En Wall Street ayer el S&P 500 logró subir un 6% en una sesión muy volátil, pero los futuros apuntan ya a una apertura a la baja hoy. El secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin, advirtió ayer de que la pandemia podría enviar la tasa de paro en el país hasta el 20% si Washington no pone en marcha nuevas medidas para impulsar la economía.

Los inversores vuelven a sus refugios, con la rentabilidad del bono estadounidense a diez años cayendo ocho puntos básicos hasta el 1,005%, justo por encima del umbral del 1% superado ayer.