La tecnología cambia el escenario: los bancos, obligados a colaborar con sus mayores rivales

Fintech
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

No hace mucho tiempo, los bancos habrían rechazado la idea de colaborar con sus competidores al verlo como algo parecido a una “traición”. Sin embargo, la irrupción de las tecnologías y la crisis financiera mundial de 2008 –tras la que las entidades despidieron a “legiones de técnicos”- han cambiado el escenario, según considera Jennifer Hansen, head of Institutional Business de Saxo Bank.

“La banca se ha visto obligada a apretarse el cinturón por graves restricciones de capital y presupuesto”, señala esta experta que considera sin embargo que “los recursos limitados pueden ser un catalizador para la innovación, la eficiencia y una mejor planificación a largo plazo”. “Con presupuestos limitados y oportunidades de crecimiento, los bancos están reevaluando sus modelos de negocio y centrándose en hacer un mejor uso de los recursos disponibles para lograr sus objetivos”, añade Hansen.

Como parte de este proceso, los bancos se están volviendo más abiertos a nuevas formas de colaboración, incluso en áreas antes consideradas altamente “propias”. No obstante, el argumento de una mayor colaboración debe ser “construido cuidadosamente, teniendo en cuenta las consecuencias más amplias”, apunta la experta de Saxo Bank.

Las estrategias de los bancos se guiarán por su percepción de la creación de valor en el futuro a medida que los consumidores de sus servicios se vuelvan más inteligentes desde el punto de vista digital. “Si tienen las métricas establecidas para identificar el crecimiento de los ingresos, los volúmenes de transacciones y las interacciones con los clientes a través de nuevos canales frente a las sucursales o redes tradicionales, buscarán asociarse con empresas que puedan ayudarles a perfeccionar sus programas de transformación digital”.

“La colaboración no es una respuesta sencilla al desafío de impulsar los ingresos a largo plazo en un clima desfavorable, sin embargo, es sostenible y rentable”, reflexiona Hansen, que añade que “muchos altos ejecutivos pueden sentirse intimidados por el alcance de este proceso; sin embargo los avances en tecnología, han hecho este proceso mucho más eficiente de lo que era previamente”.

“En la actualidad, y cada vez más en el futuro, las organizaciones de servicios financieros que se unen a la colaboración tendrán éxito, las que no, se quedarán atrás”, concluye Hansen.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA