La promesa vacía de Montoro: la mayoría de los pensionistas ya está exento de pagar IRPF

Marea marrón
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha anunciado este lunes que el Gobierno trabaja para incluir en los Presupuestos de 2018 una deducción en la cuota en el IRPF de los pensionistas. Esta es la respuesta que pretende dar el Ejecutivo a los miles de jubilados que han salido a la calle y que, sin embargo, apenas notarían la propuesta de Montoro.

La “idea”, ha manifestado Montoro, es aprobar una deducción en el IRPF para reconocer que cuando una persona alcanza una edad “muy avanzada” existen unos “costes inherentes” a la misma, al haber unos costes por dependencia mayores. Con su “idea”, el ministro parece obviar que la mayoría de las pensiones en España ya están exentas del IRPF.

Todos aquellos pensionistas que cobran menos de 12.000 euros anuales en sus pensiones tienen una deducción total del Impuesto de la Renta para las Personas Físicas. Sobre todo los jubilados de mayor edad, que tienen las pensiones más bajas entre todos los pensionistas.

Los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) estiman que más del 63% de los jubilados españoles están exentos del pago de IRPF, al cobrar pensiones inferiores a esos 12.000 euros anuales.

La medida del Gobierno solo afectaría a las pensiones más elevadas, que son una minoría en el mapa español.

Según los datos de la Seguridad Social a enero de 2018, dos de cada tres pensiones en España están exentas del IRPF. Más de seis millones de las 9,5 millones que hay en total, contando jubilación, orfandad, viudedad e incapacidad permanente. De hecho, los jubilados de más edad reciben de media las pensiones más bajas, por lo que ya están exentos de pagar el IRPF.

Los técnicos de Hacienda resaltan el alcance limitado de esta medida, todavía en el aire y sin concretar, que beneficiaría a un tercio de los pensionistas con mayores ingresos.

En cualquier caso, Gestha matiza que su estimación debe calificarse como prudente, ya que muchas personas con pensiones superiores a los 12.000 euros tampoco pagarían IRPF en caso de sufrir algún tipo de discapacidad o cuando superan los 65 o 75 años.

No obstante, los técnicos recuerdan que si alguno de estos pensionistas obtuviera rentas distintas de la pensión, como son las del capital, las derivadas de arrendamientos o de cualquier otra naturaleza, estaría obligado a presentar la correspondiente declaración del IR

En general, las pensiones de jubilación tienen el mismo efecto, en lo que a Impuesto de la Renta se refiere, que una nómina. Esas cantidades se deben tributar como rendimientos del trabajo. Por tal condición existen supuestos como el mencionado en los que no se paga este impuesto.