La Paz se moviliza para evitar la privatización de las cocinas del hospital

Hospital La Paz
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los planes de Cristina Cifuentes con el nuevo Hospital La Paz encontraron rápida oposición. Tachados como “electoralistas”, defensores de la sanidad pública y rivales políticos censuraron el anuncio de la presidenta de la Comunidad de Madrid. Ahora el Gobierno madrileño se choca con una movilización para evitar la privatización de las cocinas del centro hospitalario.

A pesar de que el proyecto anunciado por la Comunidad de Madrid sobre el nuevo hospital estaría finalizado en diez años –con las incógnitas electorales que hay-, el Ejecutivo autonómico ya ha empezado a moverse en las adjudicaciones y en los edificios que conformarán el complejo. Recientemente, la Consejería de Sanidad ha sacado a concurso la obra pública para la construcción del Edificio de Hostelería en el Hospital Universitario La Paz.

Pero la ‘trampa’ está en la segunda parte del contrato: aparte de tener que construir el edificio, la empresa ganadora se hará cargo durante los próximos 15 años de la gestión de las cafeterías de público y personal, las máquinas de vending, el suministro y gestión de víveres. Una privatización que quieren evitar desde el sindicato MATS. “Hoy privatizan, mañana despiden”, advierten desde la organización.

Esta forma contractual nos lleva de vuelta a los años más negros de la privatización sanitaria del Gobierno de Esperanza Aguirre

El grito de que “las cocinas y almacenes de La Paz no se tocan” sonará en el hospital. A partir de las 11:30, trabajadores y usuarios de la sanidad pública madrileña se manifiestan frente a La Paz para frenar el concurso público que ha lanzado la Comunidad de Madrid. El sindicato MATS se muestra firme contra el movimiento del Ejecutivo de Cristina Cifuentes.

Según censuran en un comunicado, que la empresa ganadora se tenga construir y financiar la construcción del hospital les hace sospechar sobre de “qué forma se van a obtener los beneficios que compensen dicho gasto”. De hecho, un nombre aparece en la mente: Esperanza Aguirre. “Esta forma contractual nos lleva de vuelta a los años más negros de la privatización sanitaria del Gobierno de Esperanza Aguirre”, recuerdan.

Por ejemplo, este mismo procedimiento se llevó a cabo con los llamados ‘hospitales de Aguirre’: las empresas se encargaban de la construcción de los centros y en el pack se incluía la gestión de los servicios no sanitarios. A cambio, la Comunidad de Madrid les daría dinero público año a año, por medio de un canon firmado durante varias décadas.

Mientras tanto, las voces de despilfarro han estado muy presentes. Mucho de ello se ha hablado en la Asamblea de Madrid e incluso se ha investigado en varias sesiones. Las cifras no tardaron en aparecer. Sin ir más lejos, el Hospital Infanta Leonor de Vallecas, que se construyó con esta fórmula, ya cuenta con un sobrecoste de seis millones por la construcción.

Los hospitales de Aguirre ya han costado 1.178 millones y aún quedan 20 años de pagos a las concesionarias

Leer más

Aparte de esta criticada fórmula, MATS destaca que la intención de la Comunidad de Madrid pasa porque se introduzca la línea fría en las cocinas del Hospital La Paz. Algo que ya ha traído consecuencias: “Los antecedentes son temibles. La calidad de las comidas servidas a los pacientes del Hospital Gregorio Marañón, de un tamaño muy similar al de La Paz, es atroz”.

Al mismo tiempo, habría que añadir otro factor a este modelo de cocinado: los puestos de trabajo. “La continuidad del personal de cocina está en peligro”, alertan desde el sindicato. Según recapitula MATS, hasta un 60% de las 225 trabajadoras de este servicio “son precarias, y la línea fría requiere menos personal para su funcionamiento”.

a anunciada reforma integral del hospital, que se prometió que sería de financiación 100% pública, empieza privatizando las cocinas con financiación también privada

De esta manera, MATS define este contrato como todo un “avance de la privatización”. De hecho, como han censurado, se trata de un “contrato hecho a la medida de las grandes empresas de restauración colectiva”. Y entre ellas hay viejos conocidos como Serunión, que el sindicato no duda en analizar: “El historial de Serunión gestionando este tipo de servicios es lamentable”.

“Denunciamos que la política del actual gobierno de la Comunidad de Madrid sigue siendo la privatización de la Sanidad Pública. El Hospital La Paz hace tiempo que dejó de ser 100% público. La cafetería de personal, la limpieza y la inmensa mayoría del mantenimiento del hospital han sido privatizados, así como el aparcamiento de visitantes, de precios abusivos”, completan desde la organización.

Por ello, MATS anima a que este jueves La Paz se movilice contra los planes de Cifuentes con el nuevo hospital que ha presentado. “La anunciada reforma integral del hospital, que se prometió que sería de financiación 100% pública, empieza privatizando las cocinas con financiación también privada”, resumen. Y así se lo harán saber en la movilización.