La oposición polaca intentará impugnar la victoria de Duda por supuesto uso de fondos públicos en su campaña

El presidente de Polonia, Andrzej Duda
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Plataforma Cívica (PO), el principal partido de la oposición polaca, ha anunciado este jueves que intentará impugnar la victoria de Andrzej Duda en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales celebrada el pasado domingo por presunto uso de fondos públicos para financiar su campaña.

«Puede que la votación en sí misma se celebrara correctamente pero el contexto –el uso de fondos públicos, la implicación de los medios públicos– no permitió tener un campo de juego equilibrado», ha dicho el líder de la PO, Borys Budka.

Budka ha sostenido que, por todo ello, las elecciones presidenciales «no fueron justas», de modo que ha anunciado que este mismo jueves presentarán una queja formal ante el Tribunal Supremo. «Si no señalamos claramente las irregularidades, las próximas elecciones serán incluso más sesgadas», ha esgrimido.

En las elecciones presidenciales del 12 de julio, Duda obtuvo la reelección con un margen de apenas dos puntos frente al candidato opositor Rafal Trzaskowski, ex alcalde de Varsovia y ‘número dos’ de la PO.

La misma noche electoral, la Plataforma Cívica denunció «irregularidades escandalosas», sobre todo en lo relativo al voto desde el exterior, llegando a sostener que Trzaskowski era el verdadero ganador.

Sin embargo, algunos miembros de la PO han expresado ya su escepticismo ante la posibilidad de que el Tribunal Supremo impugne el resultado electoral. «No quiero hablar en nombre de la campaña, pero creo que esta diferencia es suficiente y que lo que tenemos que hacer es aceptar el resultado», dijo el lunes el ex líder de la PO Grzegorz Schetyna.

Por su parte, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) ha coincidido con el diagnóstico opositor en el sentido de que las elecciones presidenciales «se manejaron bien, a pesar de las lagunas en la regulación de importantes aspectos» relativos a la campaña.

De acuerdo con la OSCE, la televisión pública de Polonia «actuó como un vehículo de la campaña del presidente en funciones» y la implicación del primer ministro a favor de Duda «dejó borrosa la línea entre el Estado y el partido».