La OCDE destaca los bajos impuestos a las rentas altas en Madrid

Impuestos
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha publicado el informe anual referido a los ‘Impuestos sobre los salarios 2018’ en donde recoge la diferencia impositiva que hay entre la Comunidad de Madrid y el resto de comunidades. En el espacio dedicado a España, la OCDE destaca que las rentas más altas pagan el 22,5% de IRPF mientras que en Madrid esa cifra cae al 21%. En cualquier caso, esa rebaja impositiva se percibe en todas las escalas salariales.

Los trabajadores (solteros/as sin hijos/as) que cobran en España entre 12.450 y 20.200 euros anuales dedican un 12% al impuesto sobre la renta. En Madrid, esa cifra se acota al 11,20% para los que cobran entre 12.450 y 17.700 euros. El que gana entre 20.200 y 35.200 euros, por su parte, destina el 15% al IRPF. En la Comunidad de Madrid esa tasa es del 13,3%. Una diferencia impositiva que se traduce también para los que cobran entre 35.200 y 60.000 al año. 18,50% de IRPF en España, 17,90% en Madrid.

Estas diferencias le han servido a la Comunidad de Madrid para ser acusada de cometer ‘dumping fiscal’ en territorio español.

Fiscalidad en España

El informe de la OCDE destaca que España tuvo la decimoquinta tasa impositiva – sumando IRPF, Seguridad Social y otros impuestos – más alta entre los 35 países miembros de la OCDE en 2017. El trabajador soltero y sin hijos en España se enfrentó a una tasa fiscal media del 39.3% en 2017.- El promedio de la OCDE es del 35.9%.

Las parejas con hijos, por su parte, tienden a reducir el impacto fiscal hasta en 5,5 puntos porcentuales. Lejos, en cualquier caso, de la media de la OCDE, que es 9,8 puntos porcentuales menor.

La carga fiscal para el trabajador en España ha aumentado en menos de un punto (del 38,6% al 39,3%) entre 2000 y 2017. Durante el mismo período, el promedio de la OCDE ha disminuido en 1.1 puntos porcentuales del 37.0% al 35.9%.

Gran parte de esos impuestos corren a cargo del empleador (‘employer SCC’), que en España aportan en impuestos más que la media de la OCDE.