La OCDE cree que el mínimo del impuesto de sociedades es “un paso adelante muy significativo”

El secretario general de la OCDE, Mathias Cormann. Autor: AAPIMAGE / DPA

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Un tipo mínimo del 15% en el impuesto de sociedades a nivel mundial sería un “paso adelante muy significativo” que al mismo tiempo dejaría a los países un margen suficiente para competir, ha señalado el Secretario General de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Mathias Cormann.

“Es importante que alcancemos el equilibrio adecuado”, ha señalado Cormann en declaraciones a Bloomberg Television. “Si fuéramos capaces de lograr una circunstancia en la que todas las empresas multinacionales que operan a nivel mundial estuvieran obligadas a pagar al menos un 15% sobre sus beneficios, creo que sería un paso adelante muy significativo”.

Los comentarios del nuevo secretario general de la OCDE, que dirige las conversaciones mundiales sobre el tema, se producen después de que el G7 llegara a un acuerdo este fin de semana para un tipo de “al menos el 15%”.

Algunos países, entre ellos Francia, han asegurado que seguirán presionando para conseguir un suelo más alto. No obstante, pueden encontrarse con la oposición de otros como Irlanda que han utilizado una fiscalidad corporativa laxa para atraer a las grandes multinacionales a su territorio.

A juicio de Cormann, el tipo del 15% seguiría dejando margen para una “competencia adecuada” entre países basada en la política fiscal y los impuestos.

El acuerdo que se está negociando en la OCDE también incluye nuevas normas para garantizar que las mayores empresas, y en particular las tecnológicas, paguen una mayor parte de sus impuestos en los lugares donde hacen negocios, en lugar de donde tienen su sede.

El G7 ha hecho algunos progresos en esta materia, acordando parámetros sobre la cantidad de beneficios que pueden reasignarse a diferentes jurisdicciones. Pero no ultimó los detalles. Está prevista una ronda de conversaciones para finales de junio, antes de una reunión de los ministros de Economía del G20 enjulio.

“Tengo la tranquila esperanza, el tranquilo optimismo de que, cuando todo esté dicho y hecho, seremos capaces de llegar a un resultado en el corto plazo”, ha señalado Cormann.