La NBA prohíbe a los jugadores durante al menos las próximas dos semanas las actividades no deportivas

NBA
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La NBA y la Asociación de Jugadores (NBPA) anunciaron este martes un acuerdo para implementar medidas adicionales «como respuesta al crecimiento de los casos de COVID-19» que están viviendo en la actualidad y que están obligando a la liga a posponer encuentros, entre ellas las de prohibir a los jugadores salir de sus casas para actividades no deportivas durante «al menos las dos próximas semanas».

Así, la liga indicó en un comunicado que «durante al menos las próximas dos semanas, los jugadores y el personal del equipo deben permanecer en su residencia en todo momento, excepto para asistir a actividades relacionadas con el equipo en las instalaciones del mismo o en el estadio, para ejercitarse al aire libre o realizar actividades esenciales, o como resultado de circunstancias extraordinarias».

«Las interacciones fuera del trabajo se limitan a aquellas con miembros del hogar, familiares y cualquier personal que trabaje regularmente en el hogar», añadió la NBA, que aclaró que cuando las franquicias estén fuera de sus ciudades está prohibido que cualquiera de sus componentes salga de su hotel o «interactuar con huéspedes» que no pertenezcan al equipo.

Además, también durante al menos los próximos 14 días, «cualquier reunión previa al partido en el vestuario está limitada a no más de 10 minutos de duración y todos los asistentes deben usar una máscara», mientras que el resto «deben continuar ocurriendo en la cancha, en un espacio aprobado por la liga, o en el estadio en una sala lo suficientemente grande como para proporcionar al menos 1,8 m de distancia entre individuos» y siempre con el uso de la máscara «en todo momento».

Los equipos también deberán repartir los asientos en sus vuelos de acuerdo a como los jugadores se sienten «más cerca» en el banquillo y en los días de partido «los jugadores tienen prohibido llegar al estadio más de tres horas antes del inicio». Igualmente, antes y después de los partidos, la NBA pide «evitar la socialización prolongada», y recalca la obligatoriedad de la mascarilla cuando se está en el banquillo, con los entrenadores y el resto del ‘staff’ usándola «en todo momento durante los partidos».

Finalmente, en cuanto a las pruebas, la NBA y el sindicato de jugadores han acordado que «cualquier individuo que visite regularmente el interior de la casa de un jugador o miembro del personal del equipo con un propósito profesional debe someterse a pruebas COVID-19 dos veces por semana».

«Para cualquier equipo con un caso positivo o un caso de miembro del personal de alto riesgo, la NBA puede requerir que los jugadores y el personal del equipo se sometan a cinco días consecutivos de pruebas de laboratorio dos veces al día, además del control diario», sentenció la liga, que resaltó que este protocolo «puede modificarse adicionalmente durante la temporada, a medida que evoluciona la pandemia de COVID-19 en curso».

La NBA se vio obligada a posponer otro encuentro más por el coronavirus, el que debía de enfrentar este miércoles a Boston Celtics, uno de los equipos más afectados, ante Orlando Magic, ya que los de Brad Stevens no tienen la cantidad mínima de ocho jugadores necesarios para jugarlo.