La mitad de los equipos quirúrgicos y de cuidados críticos de los hospitales ya están obsoletos

quirofano sanidad medico medicina
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La obsolescencia también hace de las suyas en el equipamiento sanitario de los hospitales españoles, que en muchos casos están anticuados. En especial, los relativos a áreas como la quirúrgica y la de los cuidados de pacientes críticos. El 50% de los equipos de ambos departamentos tiene más de 10 años, según un informe de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin).

Los niveles de obsolescencia en los equipos de los hospitales –sin diferenciar entre privados y públicos- sitúan a España en el penúltimo lugar de los países de la Unión Europea, apunta este colectivo en el documento “Perfil tecnológico hospitalario y propuestas para la renovación de tecnologías sanitarias” realizado con la colaboración de las empresas del sector de Tecnología y Sistemas de Información Clínica.

En este informe se achaca esta situación al dinero. En concreto, a la falta del mismo. Y es que, el déficit de inversión acumulado en estos últimos años “ha provocado un perfil tecnológico donde los equipos obsoletos superan en más de cinco veces el máximo recomendado en muchas de las Administraciones regionales”. Algo que, “en su momento, se pudo atribuir a la crisis pero que, ahora, no encuentra justificación”. De ahí que reclamen un “plan de choque con presupuestos finalistas, que aborden la renovación tecnológica del equipamiento estructural en los próximos años”.

La obsolescencia en estos equipos provoca graves perjuicios para los propios trabajadores de los hospitales y los pacientes en lo relativo a su seguridad. “Hoy hay equipos que están emitiendo radiaciones más elevadas de lo que sería necesario”, alertan desde esta federación. Pero a esto hay que sumar que un aparato obsoleto “aporta mucha menos información de la que puede proporcionar uno de última generación y esto se refleja, claramente, en el área del diagnóstico por la imagen”.

Entre las 13 tecnologías analizadas se encuentran, por ejemplo, el equipamiento para Mamografías, donde un 41% tiene más de 10 años y un 27% entre 5 y 10. En cuanto a los equipos de Soporte Vital, el 67% supera la decena y un 19% va de los 5 a los 10 años; y los usados para Terapias de Calor, el 72% supera los 10 y un 15% está entre los 5 y los 10.

Para frenar el “déficit de renovación tecnológica actual”, Fenin llama a Gobierno y Comunidades a llevar a cabo planes de renovación de tecnología sanitaria estructural “incorporando el principio de gestión del ciclo de vida”, así como “usar criterios y referencias internacionales para el cálculo de obsolescencia” y “realizar un mantenimiento adecuado e incorporación de innovación incremental”. Además, propone “explorar alternativas contempladas en la Ley de Contratación Pública y desarrollar bandas Tecnológicas para la dotación de equipamiento.

Un 60% de los equipos con menos de 5 años

Los datos del equipamiento sanitario de los hospitales españoles chocan de lleno con lo que se propone en Europa, que pasa porque al menos el 60% de los equipos instalados en un centro deben de tener menos de 5 años. “El ciclo medio de la tecnología sugiere que los equipos de hasta 5 años incorporan el estado actual de tecnología que permite su actualización y adaptabilidad a otras tecnologías que interconectan con estas”, se afirma en este informe. Asimismo, como máximo el 30% de los equipos deberán de tener entre 6 y 10 años y se pide limitar a un máximo del 10% de la tecnología disponible con edad mayor de 10 años, ya que en el caso de la medicina con esa edad “está desactualizada y es difícil de mantener por la propia evolución de los componentes electrónicos y el software”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA