La mitad de las mudanzas en Barcelona son desahucios invisibles

Viviendas

Viviendas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Una de cada dos mudanzas son un desahucio invisible en la ciudad de Barcelona, según el Sindicat de Llogateres. Esta inseguridad residencial afectaría negativamente a la salud de las personas, concretamente a la de las mujeres y la infancia. Además, para que los inquilinos abandonen su hogar se suelen emplear técnicas como que la inmobiliaria o el propietario se niegan a resolver el deterioro de la vivienda. La mitad de los inquilinos de Barcelona han sufrido acoso inmobiliario para que se vayan de su residencia.

El Sindicat de Llogateres publica la encuesta ‘Impactes socials del mercat de lloguer” sobre la situación del alquiler en la ciudad condal. El estudio es fruto de la participación de 2.020 encuestados. El análisis de los resultados se ha realizado, conjuntamente, entre la Hidra Cooperativa, la Agéncia de Salut Pública y la Universidad Autónoma de Barcelona.

“Esta encuesta debe pensarse como un instrumento para conocer la realidad que viven los inquilinos de Barcelona para dar visibilidad a los principales problemas y proponer soluciones”, detalla el Sindicat de Llogateres sobre el proyecto. Según ellos, cada vez más personas tienen dificultades para vivir de alquiler en la ciudad condal. “Los barrios se encuentran inmersos en una burbuja especulativa en torno al mercado del alquiler que está desposeyendo, precarizando y expulsando a una parte muy significativa del vecindario de la ciudad”, denuncia.

El mundo del alquiler en Barcelona

Los inquilinos barceloneses destinan más de lo que desearían a pagar el alquiler. La mitad de ellos, dedica entre un 30% y un 50% de su sueldo a ello. Mientras que un tercio de los encuestados darían más del 50% de sus ingresos para pagar el alquiler. Por ello, una de cada cinco personas tiene que compartir piso para poder tener una vivienda. Además, a pesar de esta alta cuantía, el 93% de las personas no se habría retrasado nunca en el pago.

El sector de la vivienda en Barcelona está enormemente influenciado por la presencia de inmobiliarias. Un 81% de los encuestados han firmado su alquiler a través de una agencia o una administración de fincas y solo el 19% habría tratado con la persona propietaria del inmueble. En cuanto a la tipología de los caseros, los barceloneses afirman que la persona que les alquila su vivienda tiene otras 5 en propiedad. Entre esos propietarios, destaca la irrupción de fondos y bancos, que representan un 10%.