Justicia

La Justicia rumana ordena prisión preventiva de 30 días para el streamer Andrew Tate y su hermano

La Policía rumana detuvo a los hermanos Tate durante la madrugada del jueves al viernes en el marco de una investigación por su presunta participación en una organización delictiva dedicada a la trata de personas y la violación.

Andrew Tate ha sido detenido por la Policía de Rumania tras ser acusado por trata de blancas - @COBRATATE

Andrew Tate ha sido detenido por la Policía de Rumania tras ser acusado por trata de blancas - @COBRATATE

La Justicia de Rumanía ha ordenado este viernes, tras varias horas de audiencias y deliberaciones, que el antiguo boxeador y ‘streamer’ Andrew Tate y su hermano Tristan permanezcan en prisión de forma preventiva durante un plazo de 30 días.

Esta decisión, aprobada por un tribunal de la capital, Bucarest, puede ser sin embargo apelada por los Andrew y Tristan Tate, quienes disponen ahora de un plazo de 48 horas para presentar su reclamación, según recoge el diario rumano ‘Libertatea’.

La Policía rumana detuvo a los hermanos Tate durante la madrugada del jueves al viernes en el marco de una investigación por su presunta participación en una organización delictiva dedicada a la trata de personas y la violación.

La Fiscalía de Rumanía acusa a ambos hermanos de haber constituido un grupo delictivo organizado con el que reclutaban, alojaban y obligaban a mujeres a crear materiales con contenido pornográfico para su posterior distribución, según informa Romania TV.

Con estas actividades, Andrew y Tristan habrían obtenido importantes sumas de dinero con las que habrían comprado casas, coches de lujo y habrían invertido también en criptomonedas.

La detención tuvo lugar después de que el exboxeador publicara un vídeo en redes sociales y en el que respondía a una mofa de la joven ambientalista Greta Thunberg, todo ello comiendo pizza de una popular cadena de pizzerías rumana.

La aparición de la caja de pizza en el vídeo dejaba en claro que Tate se encontraba en territorio rumano, lo que permitió a las autoridades del país europea a acelerar el caso e irrumpir finalmente en el lugar en el que se alojaba el conocido ‘streamer’, de ideología ultraconservadora y escéptico del cambio climático.

Más información