La gasolina y los alimentos llevan al IPC por encima del 10%, su nivel más alto en 37 años

Gasolinera gasolina

Imagen de un surtidor de gasolina.

El Índice de Precios de Consumo (IPC) se situó en junio en el 10,2%, un punto y medio por encima de la registrada el mes anterior y la tasa más alta desde abril de 1985. O lo que es lo mismo, en 37 años. Así lo ha publicado este miércoles el Instituto Nacional de Estadística (INE), que destaca también que la inflación subyacente aumentó en seis décimas, hasta el 5,5%.

El INE confirma de esta manera el dato que adelantó a finales del mes pasado, aunque ha elevado una décima el aumento mensual adelantado, desde el 1,8% al 1,9%. Con el repunte de junio, la inflación suma dos meses consecutivos de alzas en su tasa interanual.

El incremento en el IPC se debe, principalmente, a la subida de los precios de los carburantes y de los alimentos y bebidas no alcohólicas. En concreto, el organismo detalla que en el transporte se ha registrado una variación anual del 19,2%, más de cuatro puntos por encima de la de mayo; mientras que en alimentos y bebidas no alcohólicas, fue del 12,9%, casi dos puntos superior a la del mes pasado. Esta última es la más alta desde el comienzo de la serie, en enero de 1994.

Asimismo, “destacan en este comportamiento los incrementos de los precios de las frutas, mayor que el del año anterior, de las legumbres y hortalizas, que descendieron en junio del año pasado, y de la carne, el pan y cereales y la leche, queso y huevos, mayores este mes que en 2021”. En este grupo, aunque en sentido contrario, los precios de los aceites y grasas, bajaron frente al aumento en junio del año anterior.

Respecto a la vivienda, aumenta su variación un punto y medio, hasta el 19,0%, “a causa de que los precios de los combustibles para calefacción y de la electricidad suben este mes más que en 2021”.

Además, la tasa de variación anual de la inflación subyacente (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumentó seis décimas, hasta el 5,5%. “Es la tasa más alta desde agosto de 1993 y sitúa su diferencia con la del IPC general en más de cuatro puntos y medio”, apunta el INE.

Por Comunidades Autónomas los mayores incrementos se han producido en Castilla-La Mancha, con una subida de 2,1 puntos, y en Murcia, Navarra, Castilla y León y Aragón, con aumentos de 1,7 puntos en todas ellas. Por su parte, las menores subidas, de 1,2 puntos, se producen en Cantabria, Extremadura, Madrid y Canarias.

Sobre el IPC Armonizado (IPCA), En el mes de junio la tasa de variación anual se situó en el 10,0%, un punto y medio por encima de la registrada el mes anterior. La variación mensual del IPCA es del 1,9%