La guerra entre la OPEP y EEUU acelera el ocaso de los yacimientos petroleros más antiguos

Plataforma petrolera petroleo

La guerra que mantienen la OPEP y las empresas de ‘fracking’ de EEUU por liderar el mercado petrolero está acelerando el declive de las perforaciones de crudo más antiguas. La caída del precio del ‘oro negro’ provocada por este enfrentamiento ha obligado a las compañías a recortar costes y dejar de lado los yacimientos más costosos.

Según informa Bloomberg, a partir de los datos de la consultora Rystad Energy AS, la producción de los depósitos más maduros está cayendo a su ritmo más rápido en 24 años. Por ejemplo, la exportación de yacimientos antiguos de China a EEUU (que representa un tercio de la oferta mundial) retrocedió el año pasado un 5,7%, el mayor descenso desde 1992. Y caerá otro 6% en 2017 si el petróleo se mantiene a precios actuales, según las estimaciones de la consultora.

El precio del barril de petróleo cayo en 2016 de los 100 a los 25 dólares, causando estragos en la industria petrolera, que se ha visto obligas a reducir costes. Así, las compañías han empezado a centrar sus esfuerzos en los activos que les ofrecen mayor margen de beneficio, olvidando las perforaciones más antiguas, que suponen mayores costos.

A pesar del exceso de oferta actual por la lucha entre OPEP y EEUU, la situación actual de los yacimientos maduros podría ser difícil de revertir en un futuro, ocasionando insuficiencias de suministro a medida que los recortes de gasto continúan. “Estamos empezando a ver el impacto a largo plazo de los menores precios del petróleo”, asegura al respecto Espen Erlingsen, socio de Rystad.

Los bajos precios del petróleo están teniendo un impacto en la producción de los campos maduros, y estamos viendo que fuera de la OPEP, la oferta no relacionada con el ‘fracking’ está bajando”.