Currently set to Index
Currently set to Follow

La familia Pujol perdió ordenadores, tablets y móviles en un robo armado a la furgoneta que los trasladaba desde la Audiencia Nacional

Jordi Pujol y Marta Ferrusola llegan a la Audiencia Nacional para declarar sobre el origen de su fortuna

Jordi Pujol y Marta Ferrusola llegan a la Audiencia Nacional para declarar sobre el origen de su fortuna

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Hace casi un año, el 23 de noviembre de 2020, hombres armados atracaron una furgoneta de la empresa de mensajería MRW que trasladaba ordenadores, pendrives, tabletas y teléfonos móviles que pertenecen a la familia Pujol y que desde 2014 estaban en manos de la Audiencia Nacional por sus investigaciones sobre el origen del patrimonio familiar.

Según las fuentes jurídicas consultadas, el ex presidente catalán y su familia llevaban tiempo reclamando a la Audiencia Nacional que les devolviera sus dispositivos, entre otros motivos, porque contenían información personal ajena al procedimiento. Finalmente, la procuradora que les representa pudo recogerlos de la sede judicial y enviarlos a Barcelona por carretera, a donde nunca llegaron.

De acuerdo con el relato avanzado por La Sexta, que ha podido confirmar Europa Press, el atraco a punta de pistola se produjo en torno a las 19.45 horas, cuando un todoterreno interceptó a la camioneta de MRW en la avenida Entrevías de Madrid en un semáforo, entonces sus cuatro ocupantes se bajaron, rompieron los cristales de la furgoneta de reparto, sacaron al conductor y se fueron con los dos coches.

Este robo se investiga en el Juzgado de Instrucción Número 8 de Madrid, si bien de acuerdo con las fuentes señaladas las pesquisas apenas han avanzado en este año.

Los dispositivos se habían usado en la investigación desarrollada por el Juzgado Central de Instrucción Número 5, que ya ha dado paso a la apertura de juicio oral contra el ex presidente catalán y sus siete hijos –Jordi, Josep, Pere, Oleguer, Oriol, Mireia y Marta Pujol Ferrusola– por formar presuntamente una organización criminal que se habría enriquecido durante décadas con actividades corruptas valiéndose de su posición política.

En Barcelona, otro juzgado de instrucción, el 28, investiga las tres «intrusiones» que tuvieron lugar el 27 de febrero de 2013 en la casa donde en ese momento residían la hija pequeña y la ex mujer de Jordi Pujol hijo, concretamente a las 2.30, 5.45 y 15.30 horas de ese día, sin que tampoco se tengan noticias de progresos en esta causa, de acuerdo un con reciente escrito de la defensa del clan.