La deuda con rentabilidad negativa cae bruscamente ante la inflación y la retirada de estímulos

Termómetro

Termómetro Bajo Cero

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El conjunto de la deuda pública de la eurozona que ofrece rentabilidad negativa se redujo abruptamente el pasado mes de diciembre. A medida que el mercado empieza a perder el miedo ante el repunte de casos por Ómicron, los inversores empiezan a anticipar las subidas de tipos a medida que los bancos centrales retiran los estímulos y la inflación se dispara.

El valor de la deuda pública denominada en euros con rendimiento negativo se situó en unos 5,1 billones de euros a finales de diciembre, frente a los 6,2 billones de euros del mes anterior, según los datos de Tradeweb recogidos por Reuters. De este modo, la deuda de rentabilidad bajo cero representaba el 56% del total del mercado de deuda pública del bloque de la moneda común, con un valor de más de 9 billones de euros en la plataforma, frente al 67% del mes anterior. Se trata además del porcentaje más bajo desde octubre.

La proporción de bonos corporativos de grado de inversión denominados en euros con rendimientos negativos apenas varió a finales de diciembre, situándose en torno al 26% de un mercado total de 3,7 billones de euros, según los datos de Tradeweb.

Los rendimientos de la deuda pública han subido en las últimas semanas ante la expectativa de los inversores de que la variante Ómicron no hará descarrilar de forma significativa la economía mundial. Así parecen pensarlo también los bancos centrales, que han comenzado la retirada de los estímulos ante la impresión de que la inflación se está convirtiendo en una mayor amenaza.

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) anunció tras su reunión de diciembre que el programa de compras de emergencia para la pandemia (PEPP) reducirá su ritmo en los próximos meses para finalizar en marzo. No obstante, ante la “incertidumbre” actual, se reforzará el programa de compra de activos (APP) hasta un ritmo de 40.000 millones mensuales en el segundo trimestre del año que viene. Eso sí, los tipos de interés siguen sin cambios, en sus mínimos históricos.

A la espera de que se conozca el dato de diciembre, la inflación de la eurozona se disparó en noviembre hasta el 4,9%, su tasa más elevada desde que se puso en marcha el proceso de la moneda común.