La debilidad del euro convierte a la moneda comunitaria en ‘carne’ de carry trade

Billetes euro

Billetes de euro

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

La continua debilidad del euro frente al dólar y otras divisas del mercado a medida que el Banco Central Europeo (BCE) se desmarca de los llamamientos al endurecimiento de la política monetaria de otros responsables de política monetaria está convirtiendo a la moneda comunitaria en herramienta de los ‘carry trades’.

El ‘carry trade’ es una de las operaciones especulativas más populares del mercado de divisas. Básicamente consiste en endeudarse en una divisa de bajos tipos de interés y en tendencia bajista para invertir en otra con proyecciones al alza. Casi desde su puesta en marcha hace más de 20 años, el euro era la moneda en la que se invertía en estas operaciones especulativas, pero la actual situación está provocando que pase al otro lado de la balanza.

La moneda comunitaria ha caído aproximadamente un 8% frente al dólar en lo que va de año, y más de un 2,5% solo en noviembre, hasta situar el cruce en 1,13 dólares por cada euro.  “En la zona euro, el BCE se muestra reacio a actuar ante una inflación superior al 4%”, señala Axel Botte, estratega global de Ostrum (Natixis IM). En reiteradas ocasiones, la presidenta Christine Lagarde ha descartado un ajuste monetario en 2022 que sí parecen estar apuntando otros colegas como Jerome Powell (Reserva Federal) y Andrew Bailey (Banco de Inglaterra).

La tesis del BCE es que la subida de la inflación es transitoria debida a un ‘shock’ de la oferta, por lo que una subida de tipos no solo no serviría para solucionar la situación sino que podría hacer descarrilar la recuperación económica del bloque comunitario.

“Dada la ausencia de reacción del BCE, el euro se está convirtiendo en una divisa de financiación para los carry trades, al igual que el yen japonés”, apunta sin embargo Botte. Además, “la caída acelerada del euro refuerza los riesgos de inflación” al tiempo que “persisten las tensiones en el mercado de repos en euros”.

Mientras, “el dólar es más fuerte”, apunta el experto del banco francés. “Como suele ocurrir durante las recesiones, los mercados estadounidenses demostraron ser más resistentes gracias al ajuste a la baja de los rendimientos de los bonos a largo plazo”.

Mientras BMO Capital Markets apunta al deterioro de la balanza comercial europea como principal fuente de debilidad del euro. “Nuestra opinión es que el euro está experimentando un realineamiento fundamental que no solo está relacionado con las expectativas de divergencia de la política del BCE con otros bancos centrales, las nuevas restricciones de COVID-19 en algunos estados miembros de la UE y el riesgo político de moderado a alto», señalaba el experto Stephen Gallo en una nota de investigación a principios de semana.

“Por importantes que sean estos factores, clasificaríamos el deterioro de la balanza comercial de la zona del euro durante el tercer trimestre como uno de los impulsores más importantes de la debilidad del euro, que ha seguido pesando sobre el euro en el cuarto trimestre”.