La crisis energética mundial pone la minería del bitcoin bajo la lupa

Criptomonedas

Criptomonedas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El alto consumo de electricidad que exige la minería de bitcoin ha puesto a la criptomoneda más que nunca bajo la lupa. Especialmente de las autoridades china, que en un momento en que ya se están produciendo cortes de suministro de energía, podría dar una nueva vuelta de tuerca a sus esfuerzos para evitar estas prácticas. Se estima que la energía utilizada el año pasado en la minería en el gigante asiático equivalió a todo el consumo eléctrico de un país como Finlandia.

El pasado viernes, los mercados se vieron sacudidos por una noticia en la que se afirmaba que el Banco Popular de China había anunciado que todas las transacciones relacionadas con las criptomonedas eran ilegales. “Una interpretación más matizada del anuncio apuntaba a una reiteración de las políticas existentes pero, más allá de eso, esbozaba una estrecha colaboración entre los organismos para aplicar mejor la regulación, tanto a nivel nacional como internacional”, señala Carsten Menke, experto de Julius Baer.

Y es que a pesar de la represión de las operaciones de minería de este año, China sigue teniendo una cuota de más del 45% de la tasa de hash global de bitcoin, según el Cambridge Bitcoin Electricity Consumption Index. La tasa de hash es una medida de la potencia de cálculo utilizada para la minería de bitcoins y, por tanto, un indicador del consumo de energía.

“La energía es un tema candente en China estos días”, recuerda Menke, “ya que la escasez en algunas provincias ha llevado a los gobiernos locales a imponer recortes de capacidad en las industrias pesadas, mientras que la prisa del país por asegurar un suministro suficiente de gas natural licuado ha hecho subir los precios en todo el mundo”.

Si China consiguiese eliminar por completo la minería de bitcoins dentro de sus fronteras, liberaría nada menos que 86 teravatios hora (TWh) de electricidad. Esa es la cantidad de energía que la empresa de investigación Rystad Energy estima que los mineros de criptomonedas de China utilizaron en 2020. Es tanta electricidad como la que utilizan en un año países como Finlandia o Bélgica, o casi lo mismo que los 84 países con menor consumo de electricidad del mundo juntos.

“Una reducción forzosa de la actividad de minería de criptomonedas podría liberar electricidad para actividades económicamente relevantes”, apunta el también experto de Julius Baer Norbert Rücker. Otra opción sería “la flexibilización de las restricciones a la extracción de carbón nacional podría aliviar la escasez de oferta de carbón y aliviar los precios, pero esto requeriría un retroceso temporal en la agenda medioambiental”. “Los cortes de electricidad en China podrían ralentizar la normalización de las cadenas mundiales de suministro de bienes”, advierte además.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA