La Audiencia de Madrid condena a diez meses de cárcel a Díaz Ferrán

Gerardo Díaz Ferrán
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Sección 23 de la Audiencia Provincial de Madrid ha confirmado el acuerdo alcanzado entre el expresidente de Marsans y de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, y la Fiscalía que recoge diez meses de cárcel y una indemnización de 239.030 euros por apropiación indebida en la venta de pasajes de Eurolíneas Marítimas (Baleària).

Según publica la agencia Efe, el empresario deberá pagar además una indemnización a Baleària de 226.119 por los billetes vendidos y otros 12.911 euros por los gastos en la devolución de pagarés, lo que arroja un importe total de 239.030 euros.

Inicialmente, la Fiscalía solicitaba para el empresario cinco años de prisión, una pena que finalmente se ha rebajado hasta los diez meses, lo que evitaría a Díaz Ferrán volver a la cárcel.

En su escrito de calificación provisional, el Ministerio Público consideraba que Díaz Ferrán y su socio, ya fallecido, intermediaron, entre 2008 y 2009, en el negocio de estos billetes “con ánimo de obtener un beneficio ilícito” en su condición de administradores de Viajes Marsans, Viajes Crisol y Rural Tours.

En concreto, las sociedades recibían billetes de buques para su venta; tras ello y previa retención de una comisión por cada pasaje, procedían a liquidar mediante pagarés las cantidades vendidas que -prosigue-, sin embargo, no fueron satisfechas.

En enero de 2018, la Audiencia Nacional adelantó la excarcelación de Díaz Ferrán después de que cumpliera en la cárcel madrileña de Soto del Real cinco de los diez años de prisión a los que fue condenado por distintas causas penales, ante su “excelente” comportamiento, su avanzada edad y los problemas de salud que padece.

Díaz Ferrán fue condenado en septiembre de 2015 a cinco años y medio de cárcel por alzamiento de bienes, concurso fraudulento, blanqueo de capitales e integración en grupo criminal por el ‘caso Marsans’. También a dos años y dos meses de prisión por fraude a Hacienda en la compra de Aerolíneas Argentinas, y a otros dos años por apropiación indebida de 4,4 millones de euros de clientes del grupo turístico.