La alcaldesa de Washington pide a Trump la retirada de las fuerzas federales desplegadas en la capital

Protesta en EEUU tras la muerte de George Floyd a manos de la Policía
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La alcaldesa de Washington, Muriel Brower, ha pedido por carta al presidente, Donald Trump, la retirada de todos los efectivos federales desplegados en la capital en el marco de las protestas contra la muerte del afroamericano George Floyd bajo custodia policial, argumentando que estas son pacíficas.

En su misiva, Brower ha subrayado que el toque de queda nocturno no se mantiene, ha puesto fin al estado de emergencia declarado por las protestas y el jueves por la noche la Policía de Washington no llevó a cabo ningún arresto. «Por tanto, le pido que retire todas la presencia de las fuerzas del orden y militares federales extraordinarias de Washington», ha señalado.

Brower ha sostenido que la capital está «bien equipada para gestionar grandes manifestaciones» al tiempo que ha expresado su preocupación por el hecho de que la presencia de «personal federal no identificado patrullando las calles de Washington plantea riesgos tanto para la seguridad personal como nacional».

En su opinión, dicho despliegue, «está incendiando a los manifestantes y sumándose a los agravios» de los manifestantes, que en su mayoría protestan de forma pacífica para «reclamar cambios y reformas».

Además, ha añadido la alcaldesa, «esta multiplicidad de fuerzas puede alimentar una confusión peligrosa, como cuando se usan helicópteros en una táctica similar a la guerra para asustar y dispersar a los manifestantes pacíficos».

«La seguridad y la libertad de los residentes y visitantes del Distrito de Columbia (Washington) es primordial. En mi opinión, las fuerzas de seguridad deberían desplegarse para proteger los derechos de los ciudadanos estadounidenses, no para restringirlos», ha remachado Brower, confiando en una «rápida consideración» por parte de Trump a su petición.

La actuación de las fuerzas federales ha sido muy criticada, sobre todo a raíz de su intervención el martes con gases lacrimógenos para dispersar a manifestantes pacíficos que se encontraban en las inmediaciones de la Casa Blanca ya que Trump quería desplazarse a una iglesia cercana y era necesario abrirle camino.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA