La AIE pronostica que la demanda de carbón volverá a su máximo histórico en 2022

Minería del carbón

Minería del carbón

La demanda mundial de carbón alcanzará este año su máximo histórico establecido en 2013, según un nuevo informe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

«Para 2022 en su conjunto, esperamos que la demanda mundial de carbón aumente un 0,7 por ciento frente a 2021, hasta unos 8.000 millones de toneladas. Esto coincidiría con su pico histórico alcanzado en 2013», resalta el documento.

El informe explica que el consumo de carbón sigue creciendo a medida que la economía global se recupera de la crisis provocada por la pandemia del coronavirus, y los precios de gas registran nuevos máximos.

Según las estimaciones de la AIE, en los primeros seis meses de 2022 la demanda de ese combustible fósil en la Unión Europea (UE) aumentó un 16 por ciento ante la situación energética inestable. Se prevé que al cierre del año la demanda crezca un 7 por ciento frente a 2021.

El país responsable de más de la mitad del consumo mundial de carbón sigue siendo China, pese a sufrir un descenso económico en el segundo trimestre de este año por la reanudación de las restricciones anticovid.

El segundo puesto lo ocupa la India, que vive un crecimiento económico vigoroso combinado con la electrificación general y la ola de calor que provoca una demanda elevada de energía.

En lo referente a la previsión para 2023, la AIE pronostica que la demanda global de carbón se mantendrá sin cambios, mientras que la UE experimentará una caída del 4 por ciento por «una mayor disponibilidad de centrales nucleares en Francia».

«El futuro cercano del consumo de carbón de la UE es muy incierto, dada la situación volátil con los flujos del gas ruso», señala la organización.