La aerotermia irrumpe con fuerza como alternativa a los sistemas tradicionales

Paneles solares sol renovables
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La eficiencia energética es un concepto instaurado profundamente en la sociedad ya que somos conscientes del cambio climático ha irrumpido con fuerza en la opinión pública. Y la comunidad europea con sus directivas está empujando para ello. Por ello, en materia de climatización, las energías renovables toman paso con el fin de reducir el consumo de combustibles fósiles. Ahí entra en escena la aerotermia: una alternativa a los sistemas tradicionales y que se puede integrar con la energía fotovoltaica aumentando el autoconsumo.

A través de un único equipo, la bomba de calor de aerotermia se consigue producir calor, frío y agua caliente sanitaria extrayendo energía gratuita del aire exterior. de una forma sencilla, respetuosa con el medio ambiente y muy económica, ya que gran parte de la energía que aporta a la vivienda proviene de una fuente renovable como es el aire exterior, como mínimo el 75%. Por ello, tan sólo el 25% es consumo eléctrico.

Las bombas de calor divididas están compuestas por una unidad interna silenciosa y una unidad externa que intercambia calor con aire. La instalación es simple

Una apuesta donde las bombas de calor Viessmann también consiguen reducir la temperatura durante los meses cálidos gracias a la función ‘Active Cooling’. El sistema de gestión inteligente de energía Viessmann permite asimismo integrar eficientemente aerotermia con fotovoltaica.

Otra de las ventajas de estos productos tiene que ver con el incremento del valor del inmueble en el momento de la venta, con el cumplimiento de todos los reglamentos energéticos para edificios nuevos y edificios antiguos reformados, que se pueden integrar con otros sistemas como solar fotovoltaica garantizando un uso más eficiente y un mayor ahorro.

Si disponemos a comparar la aerotermia y otras tecnologías, la primera llega a cuadruplicar al resto. Por ejemplo, por cada kWh de energía consumida se obtienen 4kWh de energía térmica. En cambio, por cada kWh de energía consumida se logra 1kWh de electricidad, 0,9kWh de gas y 0,8kWh de gasoil.

Respecto a las bombas de calor, en el mercado se encuentran diferentes tipologías: según el modo de operación y el tipo de construcción. En el primer caso, existen las bombas de calor no reversibles, que trabajan exclusivamente en modo calefacción, mientras que las bombas de calor reversible operan tanto en modo calefacción como en modo refrigeración.

La bomba de calor es adecuada igualmente para muchos otros usos como por ejemplo piscinas cubiertas y procesos industriales específicos.