Fidelity Investments vaticina un ‘rescate soberano’ para España e Italia en menos de doce meses

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Fidelity Investments, una de las principales gestoras de fondos de inversión del mundo, ha encargado a Jamie Stuttard, uno de sus principales analistas en Londres, que lance un mensaje a la zona del euro: en los próximos 12 meses tanto España como Italia necesitarán pedir un rescate soberano; es decir, como el de Grecia o Portugal. Con todo lo que eso conlleva, claro.

Stuttard justifica esta salida por culpa de la elevada cantidad de deuda que ambos países tienen emitida, y en particular Italia, que arrastra un ratio de deuda equivalente al 120% del Producto Interior Bruto (PIB); la segunda cifra más abultada de toda la zona del euro después de Grecia (que aspira a conseguir ese 120% del PIB en 2020, aunque pocos tienen la confianza de que conseguirá tamaño objetivo).

«Estamos hablando de los grandes países ahora», explicó Stuttard durante una entrevista concedida a la agencia Bloomberg. «Un rescate de Italia es prácticamente imposible sin que cambien los costes de financiación alemanes, o sin que tengan lugar cambios en las cifras de inflación de toda la región, en la cotización del euro o en la estructura de la zona».

Los costes de financiación de Alemania son realmente bajos desde que la presión de los mercados se ha centrado en España e Italia. De hecho, hace varias semanas que el diez años ofrece, en los mercados secundarios, un interés por debajo del 1,6% mientras que la rentabilidad de los bonos españoles e italianos cotizan al 6,68% y el 5,73%, respectivamente. Ambas cifras se situaron este lunes por encima del 7,2% y del 6,3%.

Fidelity Investments es una de las gestores de fondos más importantes del globo, aunque también ofrece servicios de ‘broker’ y análisis financiero. Cuenta con 38.000 empleados y mueve alrededor de 1,5 billones de dólares según las cifras ofrecidas por la entidad en 2010.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA