La banca europea recortará el 7% de su plantilla

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los banca europea se prepara para pasar la tijera durante los próximos meses. Los bancos que han anunciado, hasta el momento, llevar a cabo despidos entre su personal han sido los suizos Credit Suisse y UBS y los británicos HSBC, Lloyds Banking y, hoy mismo tras presentar resultados, Barclays. En total, el conjunto de los recortes afectará al 7% de los empleados de estos grupos bancarios con presencia global.

El último caso en conocerse hasta el momento ha sido el del segundo mayor banco británico por activos, Barclays, que ha anunciado el despido de 3.000 empleados en 2011. Esta confirmación se ha realizado desde la entidad tras dar a conocer que los beneficios de su negocio de banca de inversión, Barclays Capital, cayeron un 27% en el segundo trimestre del año en comparación al mismo período del año anterior. Robert Diamond, presidente del grupo, declaró que dentro de esos 3.000 puestos de trabajo que en total se van a eliminar van incluidos los 1.400 ya suprimidos en los primeros meses del ejercicio. La noticia era recogida con alegría por los inversores, y al cierre de esta edición las acciones del banco subían un 2,7% en la Bolsa de Londres.

La misma alegría mantenía en auge el valor de HSBC en el parqué londinense que hoy registraba ganancias superiores al 1,2% después de que ayer este banco consiguiese fuertes beneficios tras anunciar que despedirá a 30.000 trabajadores de toda su plantilla global hasta 2013. Según explicó un portavoz de la entidad británica a EL BOLETÍN, esta cifra «es vaga, para nada concreta, pues además de estos recortes también se contratarán personas en algunas regiones en las que observamos que nuestro negocio crece». «Así que será más bien una reestructuración en lo que a puestos de trabajo del banco se refiere más que una eliminación total», explicó la fuente. En el primer semestre del año la entidad ha contratado a 1.000 trabajadores en Hong Kong, 1.560 en la región de Asia-Pacífico, 800 en México y otros 800 en Brasil.

Entre los 30.000 despidos del HSBC ya están incluidos los casi 5.000 que se habían anunciado durante los primeros meses de este año; 700 en Francia, 700 en Reino Unido, unos 1.700 en Latinoamérica, unos 1.400 en EEUU y alrededor de 300 en Oriente Medio. El objetivo que busca el HSBC con esta «reestructuración» es recaudar 3.500 millones de dólares (2.424 millones de euros) durante los próximos dos años. Para ello, además de los 30.000 puestos de trabajo menos, el banco ya ha apalabrado la venta de casi 200 sucursales en EEUU por valor de 1.000 millones de dólares (693 millones de euros).

Para el presidente de la entidad, Stuart Gulliver, el movimiento del banco trata de «eliminar una burocracia innecesaria» que HSBC ha ido construyendo durante los últimos años. «Se trata de crecer donde nuestros clientes quieren que crezcamos», matizó, por su parte, el portavoz de la entidad consultado por este medio. En el primer semestre de 2010 el 58% de los ingresos del banco provenían de Europa y EEUU, mientras que en el mismo período de 2011 esa cifra se redujo hasta el 53%. En sentido contrario, los ingresos provenientes de Oriente Medio, Latinoamérica y el mercado asiático ascendieron desde el 42% en la primera mitad del 2010 hasta el 47% en la primera mitad de este año, según datos suministrados por el propio HSBC.

A los recortes anunciados por estos dos grandes bancos británicos hay que añadir los 15.000 despidos que ha anunciado el también anglosajón Lloyds Banking. Estos 15.000 puestos de trabajo se unen así a los 28.000 ya eliminados en los últimos dos años. De este modo, en comparación a la plantilla de la institución financiera en 2008, ahora Lloyds tiene 48.000 empleados menos. Los directivos de la entidad han explicado esta decisión alegando que forma parte de una reestructuración estratégica del grupo bancario.

A los gigantes británicos hay que sumarles también los despidos anunciados en los últimos días por las dos grandes entidades suizas. Aunque éstos han sido de carácter más moderado: 2.000 recortes por parte de UBS y otros 2.000 a cuenta de Credit Suisse. Los motivos son parecidos a los de su competencia anglosajona; unos resultados trimestrales que no complacen ni a directivos ni a inversores. El consejero delegado de Credit Suisse, Brady Dougan, explicó que los desafíos del mercado «han durado más de lo previsto» y, tras la presentación de resultados de la semana pasada, anunció el recorte de plantilla explicando que esta medida debe servir para ahorrar costes por valor de 1.000 millones de francos suizos (unos 874 millones de euros) anuales a partir del próximo ejercicio.

En total, según los datos recopilados por Bloomberg, los bancos del Viejo Continente han despedido a 230.000 trabajadores desde que comenzó la crisis financiera, en 2007. Los recortes de personal protagonizados por las entidades arriba mencionadas suponen un 7% del total de sus plantillas, aunque por ejemplo, en el caso del HSBC, el recorte supone un 10% de su plantilla (sin contar las nuevas contrataciones que, dicen, realizarán en los mercados emergentes).

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA