Los grandes bancos acusan a Sarkozy de haber arruinado el plan para salvar al euro

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La patronal bancaria global se ha reunido hoy en París, en la sede central del BNP Paribas, con miembros del Banco Central Europeo y con el recién nombrado ministro de Finanzas galo, François Baroin, para debatir los términos del rescate a Grecia y mostrarle su malestar con el gabinete de Sarkozy. Según recoge la prensa internacional, culpan al presidente francés de haber publicitado a los cuatro vientos su propuesta de rescate conjunto con los acreedores privados sin haber llamado antes a consultas a las agencias de ‘rating’. Ahora, las agencias amenazan con declarar en impago al país mediterráneo, lo que echaría por tierra el negocio que los bancos europeos pretenden sacar de su participación en el rescate griego.

Moody’s, que decía mantenerse al margen de las valoraciones sobre el plan francés, hoy se ha hecho notar al rebajar la calificación de Portugal hasta una nota de ‘Ba2’, o lo que es lo mismo, de ‘bono basura’. La reacción de los mercados no se ha hecho esperar. Como cada vez que en los últimos meses se produce un recorte de ‘rating’ de este tipo, las órdenes de venta sobre bonos, acciones y otros productos financieros ligados a la periferia de la Eurozona se han desatado.

El resultado de la ruptura del silencio de Moody’s: las plazas bursátiles del Viejo Continente en retroceso y las primas de riesgo y CDS (seguros contra el impago) periféricos disparados. Una nueva muestra del poder que ejercen las agencias de calificación sobre las finanzas europeas, aunque la canciller alemana pregone que “ni los Gobiernos, ni los organismos internacionales nos vamos a dejar privar de nuestra capacidad de decidir”. El presidente de la Comisión Europea, Durao Barroso, ha sido más contundente al anunciar que se deben usar los mecanismos para evitar que un recorte de ‘rating’ genere unas ventas desbocadas.

La declaración de la deuda portuguesa como ‘bono basura’ impide por ley a cierto tipo de fondos de inversión la tenencia de títulos lusos, por dejar de ser considerados de fácil pago. Esta es la razón de que las ventas han llegado con la sesión de Europa, cuyos fondos son los más expuestos a Lisboa. Una advertencia de la agencia de Warren Buffett, dicen los expertos, al Viejo Continente del colapso que supondría dar a los bonos griegos una nota de ‘default’.

Los analistas coinciden al indicar que las agencias de ‘rating’ están jugando bien sus cartas a la hora de reclamar su puesto en el rescate a Grecia, lo que ha llevado al mismo Trichet a negociar con ellas. Natalia Aguirre, de Renta 4, ha apuntado que mientras que “la noticia pasó casi desapercibida en los últimos compases de la sesión americana y en la asiática”, el desplome llegó con el amanecer de Europa. La experta ha señalado que “es curioso que se hable de un segundo rescate cuando no ha llegado el primero […], es una cuestión política”.

En esta clave de decisiones políticas, donde los bancos buscan hacer negocio en Grecia con el plan francés y las agencias buscan actuar una vez más de censoras, se entiende la reunión de París. El ministro Baroin ha sido la cabeza visible del gabinete de Sarkozy ante las más de 400 entidades financieras que agrupa el Instituto Internacional de Finanzas (IIF), la patronal bancaria global que ha convocado la cita de hoy a la que presumiblemente haya asistido algún directivo del BBVA, cuyo presidente ocupa la vicepresidencia.

La banca internacional se juega mucho con el rescate de Grecia y el plan francés ha sido calificado por muchos analistas como un negocio redondo para los acreedores privados del país, lejos de ser una intervención voluntaria y desinteresada. Uno de los más beneficiados sería Deutsche Bank, cuyo consejero delegado, Josef Ackerman, además de presidir el IIF se ha mostrado en repetidas ocasiones a favor de acudir al rescate privado de Grecia.

Por esta razón, los miembros de la IIF se han citado en Francia en lugar de en su sede habitual de Washington, en EEUU, para forzar que Sarkozy repliegue velas y llegue a un acuerdo con las agencias de ‘rating’ antes de lanzar su plan de rescate conjunto, para evitar a toda costa la declaración de impagos del país mediterráneo.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA