Los expertos prevén dos meses de infarto para la deuda española

Los mercados financieros reanudarán mañana su actividad, tras cuatro jornadas festivas, con la prima de riesgo en máxima tensión. Los expertos creen que la situación continuará así en los próximos dos meses, un periodo en el que se celebrarán elecciones en Francia, en Grecia y en algunos estados federados de Alemania, todas determinantes para el futuro del euro.

En clave nacional, los inversores tendrán que digerir los ajustes en sanidad, prometidos por el ministro de Economía, Luis de Guindos, que han tenido que ser matizados por el PP. También los mensajes de tranquilidad lanzados por la Comisión Europea, después de que la prima de riesgo haya vuelto a superar los 400 puntos básicos, hasta máximos de cuatro meses.

Pero los nuevos ajustes no serán capaces de frenar una nueva oleada de ataques a la deuda española, según ha advertido a EL BOLETÍN un gestor de hedge funds que no ha querido revelar su identidad. “España se encuentra en una encrucijada. Por un lado necesita aplicar medidas para alcanzar la consolidación fiscal con el fin de recuperar la confianza del mercado y por otro lado tiene que garantizar que los nuevos ajustes no sean demasiado duros para evitar que la economía se dirija a una recesión más profunda”, asegura este inversor.

Encontrar el punto de equilibro se antoja complicado, porque se haga lo que se haga los recortes pueden ser demasiados para algunos e insuficientes para otros. En sólo un mes la prima de riesgo española ha escalado casi un 30%, hasta superar los 400 puntos básicos. Mayor ha sido aún el castigo en la deuda a corto plazo.

El diferencial de rentabilidad de los bonos españoles a dos años con el de sus homólogos alemanes se ha disparado en este mismo periodo un 36,5% y se sitúa ya en los 284 puntos, a pesar del dopaje del Banco Central Europeo (BCE) que prestó a 800 bancos europeos un billón de euros al 1% a devolver a tres años. Las entidades financieras españolas, junto con las italianas, fueron las principales receptoras de estos créditos. En lo que va de año, los bancos españoles han invertido 47.896 millones de euros, que luego podrán usar como colateral para acceder a la ventanilla de liquidez del BCE, en lo que puede suponer un negocio muy lucrativo para las entidades.

Pero otro punto en el que coinciden los analistas es la presión que ejercen las elecciones que se celebrarán en Europa, que añaden aún más incertidumbre. La primera cita será en Francia, donde el próximo 20 de abril se celebraran las elecciones presidenciales, que determinarán si Nicolas Sarkozy renueva su mandato o es el candidato socialista François Hollande el que llega al Elíseo. La batalla puede continuar hasta el 6 de mayo, fecha de la segunda vuelta.

En este mismo mes, el estado federado de Renania del Norte-Westfalia, el más poblado de Alemania, celebrará sus comicios de forma anticipada. La coalición de gobierno, liderada por la socialdemócrata Hannelore Kraft y con los Verdes como socios, llevaba dos años en el poder en minoría y negociaba puntualmente con los diversos grupos parlamentarios de la oposición la aprobación de medidas.

Los presupuestos fueron rechazados por la Unión Cristianodemócrata (CDU) -el partido de Angela Merkel- y el Partido Liberal (FDP), que pedían recortes, y por La Izquierda, que exigía un aumento del gasto social.

Las últimas encuestas ven al Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) y a la CDU, empatados con un 33% de intención de voto, seguidos por Los Verdes con un 17%, La Izquierda con un 5% y el FDP con un 2%.