Grecia cerrará tres canales de televisión privados

Alexis Tsipras, primer ministro de Grecia
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El Gobierno griego saca a subasta las licencias televisivas para ‘limpiar’ un modelo acusado de corrupción y desata fuertes críticas de la oposición. Alexis Tsipras prometió en campaña que metería en vereda el sistema de televisiones privadas de Grecia para ‘limpiarlo’ de corrupción. Desde hace 27 años las licencias de televisión en el país heleno se han ido renovando a corto plazo, siendo un sistema susceptible de generar tratos poco transparentes entre empresas privadas y partidos políticos. De hecho, el sistema de reparto de licencias que impera desde 1989 ha sido denunciado en varias ocasiones como corrupto.
 
Con la idea de ‘asear’ ese sistema y, de paso, poder cumplir con la promesa electoral, el Ejecutivo griego ha decidido sacar ahora a subasta las cuatro licencias televisivas, reduciendo de siete a cuatro los canales privados que operarán en el sistema radiotelevisivo heleno.  
 
El Ministro de Estado griego Nikos Pappas ha afirmado que la reorganización es parte de la misión de Syriza para acabar con un «triángulo de la corrupción» entre los medios de comunicación, los bancos y los políticos. Sin embargo, Pappas asegura que la decisión de subastar y cambiar el modelo de reparto televisivo no sólo se debe a ese objetivo, sino a la coyuntura económica de Grecia. El ministro heleno informa que la economía de Grecia es tan débil que sólo puede generar suficientes ingresos de publicidad para soportar cuatro canales privados de televisión.
 
De hecho, la precaria economía griega ha reducido tanto los ingresos de los grupos de televisión que ha dejado a la mayoría de los organismos de radiodifusión llenos de deuda. Por ejemplo, el canal Mega ha sido excluido de la subasta por las deudas bancarias que acumula. 
 
No obstante, gran parte de la oposición considera que este último movimiento de Tsipras no está inspirado en esas buenas intenciones de querer acabar con la corrupción. Según Nueva Democracia, el principal partido de la oposición, el gobierno está tratando de hacerse con el control político de la televisión y acusa a Tsipras de tratar de forjar alianzas políticas con los grupos empresariales que salgan favorecidos del proceso de selección.
 
Además, el partido de centro-derecha señala que la subasta emprendida por Syriza es “un riesgo para la democracia porque la concentración del poder en los medios de comunicación, restringiendo el pluralismo y limitando las opiniones es algo que amenaza la democracia».
 
La subasta, que va a durar unos días, está siendo supervisada por el Ministro de Estado Nikos Pappas. En ella finalmente participan ocho operadores que optan a los cuatro canales ofertados. Las pujas comienzan en un mínimo de tres millones de euros y aumentan con incrementos de 500.000 euros por cada puja. Quien consiga la licencia poseerá los derechos de emisión durante los próximos 10 años. 
 
En la subasta participan todos los canales privados que actualmente emiten en el país a excepción del mencionado Mega, el canal privado más antiguo de Grecia.