Alemania amenaza con cortar la liquidez a los países que “condonen” los delitos fiscales

Wolfgang Schäuble junto a Angela Merkel
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Los ministros de Finanzas galo y germano han propuesto la creación de una ‘lista negra’ de paraísos fiscales, común a toda la UE. Los ‘papeles de Panamá’ han sacado a relucir la mano dura alemana. El Ministerio de Finanzas germano ha amenazado con cortar la liquidez a todos aquellos países que “condonen” delitos fiscales serios a través de la red SWIF (la Sociedad para las Comunicaciones Interbancarias y Financieras Mundiales).

La lucha contra la evasión fiscal “sólo funcionará si encontramos una solución internacional, o a ser posible, global”, ha asegurado el portavoz del Ministerio de Finanzas, Martin Jäger, subrayando que los esfuerzos a nivel nacional no están siendo suficientes.

En esta lucha está siendo liderada por Berlín y París. Ambos países ya han instado a sus homólogos europeos a crear una ‘lista negra’ común de paraísos fiscales y a intercambiar información respecto de los beneficiarios de todas las compañías o las estructuras de las empresas. Todo ello como un último esfuerzo por la transparencia internacional.

Pero no basta con hacer públicos estos datos. El asesor del ministro de Economía y Finanzas francés ha sido tajante: “hay que pasar al siguiente nivel, las sanciones tiene que ser efectivas y significativas”. Algo en lo que el país galo tiene experiencia, ya que retienen el 75% de los dividendos de las empresas que se encuentran registradas en paraísos fiscales.

En esta misma línea, Bruselas ha presentado una propuesta para obligar a las empresas que tengan más de 750 millones de euros de ingresos al año a hacer pública la información de dónde generan su actividad y dónde pagan sus tributos, especificando la cantidad por país. Una exigencia que se pretende imponer, no sólo a las firmas con sede en la UE, sino también a las del extranjero que operen aquí.

Según Bruselas, esta medida afectará a “más de 6.000 multinacionales, que representan entre ellas el 90% de los beneficios de las multinacionales a nivel global”. «Nuestras economías y sociedades dependen de un sistema fiscal que sea justo, un principio que se aplica tanto a las personas como a los negocios. Sin embargo, mediante el uso de un régimen fiscal muy complicado, algunas multinacionales pueden pagar casi un tercio menos en impuestos que las empresas que sólo operan en un solo país. Nuestra propuesta de aumentar la transparencia ayudará a que las empresas sean más responsables. Se promoverá la competencia leal entre las compañías independientemente de su tamaño», ha prometido el comisario Jonathan Hill.