Obama ‘se olvida’ de Rajoy en una videoconferencia con líderes europeos en la que se hablará del ébola

Barack Obama, presidente de EEUU
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente estadounidense contactará con Merkel, Hollande, Cameron y Renzi para tratar, además, el avance del Estado Islámico y las ambiciones geopolíticas de Rusia. Al presidente de EEUU, Barack Obama, parecen preocuparle enormemente tres asuntos: la existencia del Estado Islámico y los ecos que despierta esta organización en Occidente, las ambiciones geopolíticas de Rusia, directamente enfrentadas a las de Bruselas, y el brote de ébola en África que, sin embargo, ya ha dejado varios infectados tanto en Europa como en EEUU.

Por estos motivos el inquilino de la Casa Blanca ha convocado para este miércoles una videoconferencia a la que están llamados a participar la canciller alemana, Angela Merkel, el primer ministro británico, David Cameron, el presidente francés, François Hollande y el nuevo líder italiano, Matteo Renzi. No aparece, sin embargo, el nombre del presidente Mariano Rajoy pese a que España es uno de los países que se encuentra lidiando en estos momentos con el temible virus de origen africano.

La llamada a Hollande y Cameron se explica porque tanto Francia como el Reino Unido se encuentran participando activamente en la coalición formada para detener el avance de los islamistas radicales. La llamada a Renzi se explica porque, aunque Italia no se ha involucrado directamente en la lucha contra el Estado Islámico, sí ha ofrecido armamento a los miembros de la coalición. Alemania, en cambio, no ha querido participar en la ofensiva militar. Sin embargo, la importancia de Merkel reside en que es la principal potencia europea y la portavoz del Viejo Continente ante el mandatario ruso, Vladimir Putin.

La conferencia convocada por Obama tendrá lugar tan sólo unas horas después de que se haya confirmado un segundo contagio por ébola en EEUU, tras la confirmación el pasado fin de semana de que un sanitario de Dallas, Texas, había contraído la temible enfermedad tras atender a un infectado procedente de Liberia. El mandatario estadounidense quiere, según han informado medios locales, coordinar una respuesta global que se centre en combatir el virus en su origen (Guinea, Sierra Leona y Liberia). Para ello planea el envío de 4.000 militares al África Occidental.