El FMI advierte a Rusia que las tensiones geopolíticas han debilitado su economía

Sede del Fondo Monetario Internacional (FMI)
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Fondo ha explicado que las perspectivas económicas para Rusia son «sombrías» y por eso ha recortado a la mitad su previsión de incremento del PIB en 2015, desde el 1% hasta el 0,5%. El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha advertido a Vladimir Putin que las tensiones geopolíticas en las que ha involucrado a Rusia durante el último año han golpeado con severidad la economía del país, ya de por sí precaria, por lo que ha recomendado al mandatario que apueste por impulsar medidas macroeconómicas “sólidas”.

«El consumo está previsto que se debilite ante la moderación del crecimiento de los salarios reales y el crédito al consumo. Las tensiones geopolíticas, incluidas sanciones, las contrasanciones y el temor a que éstas sigan aumentando, están ampliando la incertidumbre y reduciendo la confianza y la inversión», incide el informe de la institución con sede en Washington.

El Fondo ha explicado así que las perspectivas económicas para Rusia son «sombrías» y por eso ha recortado a la mitad su previsión de incremento del PIB en 2015, desde el 1% hasta el 0,5%, según recoge el citado documento.

De este modo, las actuales previsiones del FMI advierten que un deterioro de la confianza o un aumento o prolongación de estas tensiones podría llevar a unas mayores salidas de capital, que alcanzarán los 100.000 millones de dólares (79.300 millones de euros) en 2014. Asimismo, también presionarían en mayor medida los tipos de cambio, elevarían la inflación y rebajarían el crecimiento, Además, un descenso de los precios globales del petróleo podría amplificar el impacto de este escenario.

En este contexto, el Fondo reclama al Banco Central de Rusia que continúe subiendo los tipos de interés para reducir la inflación, que está previsto siga por encima del 8% a finales de 2014 por el incremento de los precios de la alimentación y la depreciación del rublo. Además, espera que continúe con su camino hacia una meta de inflación marcada por un tipo de cambio totalmente flexible.