Indignación por la FP para enfermeras de residencias: “Una solución low cost a la falta de sanitarios”

Residencia de ancianos

Imagen de una anciana.

La nueva Formación Profesional en cuidados sociosanitarios del Gobierno ha desatado la indignación en la enfermería. El colectivo ha alzado la voz contra el plan del Ministerio de Educación de crear una nueva titulación ante la falta de personal en las residencias, que se ha puesto de manifiesto durante la pandemia del Covid-19. Según alertan, este módulo “pone en peligro la atención a mayores y dependientes”.

Así lo defiende el Consejo General de Enfermería de España, para quien se trata de “una solución low cost a la falta estructural de sanitarios cualificados en los centros sociosanitarios”. Además, “amenaza el bienestar de las personas que viven en residencias”.

Según denuncia el Consejo en una nota, esta nueva FP supone “una salida que hipoteca el futuro de la sociedad, envejecida y aquejada de patologías crónicas, que demanda y demandará en mayor medida en los próximos años unos cuidados de calidad”.

Tal y como señala, “si lo que persigue esta titulación es contar con personal cualificado lo que se debe hacer es recurrir a las enfermeras, tanto generalistas como especialistas en Geriatría, con las que ya cuenta la sociedad”. Y es que, remarca que “no es necesario que se incorporen nuevas titulaciones, sino que se refuercen las plantillas y se cuente con los profesionales ya existentes”.

El presidente del Consejo General de Enfermería, Florentino Pérez Raya, recuerda que hay un “importante déficit de cuidados” y la apuesta debe pasar por contar con las enfermeras “como referentes en cuidados y no que nuevos perfiles profesionales se sumen a un sector laboral donde prevalece la precariedad laboral”. En este sentido, insiste una vez más en la necesidad de aumentar la inversión para mejorar las condiciones de trabajo de estos profesionales.

Impugnar la norma

Los servicios jurídicos del Consejo, ha adelantado Pérez Raya, “ya están revisando la norma para impugnarla en todos los aspectos que puedan invadirse competencias enfermeras y con todos los argumentos que afecten nuestra profesión”. Según han reiterado desde este órgano, la falta de profesionales sanitarios cualificados en las residencias “no se va a solucionar con una titulación mal enfocada, dirigida a contratar profesionales low cost que sustituyan a los sanitarios”.

“Enésimo ataque a la profesión enfermera”

El Colegio de Enfermería de Madrid también ha arremetido ante este módulo. El Ministerio de Educación y FP, asegura, “ha consumado el enésimo ataque a la profesión enfermera perpetrado desde la Administración”. Dicho esto, también deja claro que impugnará este Real Decreto “por considerar que el nuevo módulo formativo normaliza el intrusismo y supone un caso manifiesto de invasión de las competencias atribuidas por ley a los profesionales de enfermería”.

Para este Colegio “infringe la normativa europea y estatal de ordenación de las profesiones sanitarias” y “pone en peligro la salud y la seguridad de las personas que residen en centros sociosanitarios y degradará la atención que reciban”.

Por su parte, según el Consejo de Colegios de Enfermeras y Enfermeros de Cataluña y los colegios oficiales de Barcelona, Girona, Lleida y Tarragona, “nuevas titulaciones como ésta sólo persiguen abaratar costes a corto y medio plazo”.

Las críticas también se han escuchado desde los sindicatos y CCOO ha expresado su “más rotunda oposición” y ha anunciado que llevará a cabo las “actuaciones oportunas para combatir esta decisión”. Según afirma, se crea una nueva cualificación “que en modo alguno responde a las necesidades asistenciales existentes en los centros de trabajo”.