Iglesias: «El fascismo forma parte de proyecto de Ayuso, que parece más la candidata de ultraderecha que Monasterio»

El candidato de Unidas Podemos a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias - Europa Press

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El candidato de Unidas Podemos a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, ha afirmado este lunes que el fascismo «forma parte del proyecto de Isabel Díaz Ayuso» y que a su juicio ella «parece más la candidata de la ultraderecha que Rocío Monasterio».

En una entrevista en la Cadena Ser recogida por Europa Press, Iglesias ha criticado al Partido Popular actual por «normalizar la corrupción y presumir de haberse comprado a diputados de Ciudadanos, de haberle puesto a (Fran Hervías) un despacho al lado de Teodoro García Egea o del desmantelamiento de lo público y su trasvase a manos privadas».

«Lo que llaman libertad es volver a los privilegios. Eso es el PP. Es algo en Ayuso evidente. Los datos en Madrid (del coronavirus) son tan escandalosos porque para ellos la pandemia es una oportunidad para hacer caer al gobierno del PSOE, para ellos es un dispositivo de resistencia a lo que votaron los españoles en las generales. Quieren seguir destruyendo lo público para convertir a Madrid en algo distinto a la democracia. El PP no se puede ir de rositas. Vox es una escisión del Partido Popular», ha recalcado.

El candidato de Unidas Podemos cree que el Partido Popular, «creado por siete ministros del franquismo, no es homologable» al resto de partidos de derecha europeo porque «han asumido que tienen que gobernar con Vox». «Eso es gravísimo y lo llevamos diciendo mucho tiempo. Ya dijimos en la moción de censura de Vox a Casado que llegaba demasiado tarde. El PP de Madrid es trumpista, asume la mentira como arma política», ha agregado.

No más debates con Vox

El líder de Podemos ve difícil poder volver a sentarse en un debate con Vox porque «si una organización fascista te llama rata o asesino es difícil hablar de Sanidad». «Y el otro dice que todo esto va de comunismo se hace difícil hablar de reducir la ratio profesor-alumno. Si nosotros dejamos que los términos del debate los fije el trumpismo de Ayuso y Vox al final no hay debate. Si nos sentamos con ellos al final hablas del insulto, mentira, del siguiente bulo. Creo que hay proteger la democracia de la dinámica trumpista«, considera.

Iglesias ha reconocido que los debates le gustan y que a su formación le benefician pero «la democracia no puede ser tolerante con la intolerancia». «Si usted quiere sentarse en un debate tiene que haber unas reglas, no se puede decir que el Gobierno de coalición es equiparable con la dictadura o que es peor gobierno en 80 años. Eso no es aceptable, es necesario que la democracia se defienda ante la intolerancia. Hace dos años no eran tan salvajes como ahora porque van atravesando líneas rojas que te terminan mandándote balas a casa. Eso un sociedad democrática no se puede consentir», ha apuntado.

El exvicepresidente del Gobierno de España ha insistido en que «hizo lo correcto y mucha gente lo ha entendido» al levantarse el viernes del debate de la Ser después de que Monasterio negara la existencia de una amenaza real de muerte contra su familia. «Basta ya, se han atravesado muchas líneas rojas. Estoy orgulloso de lo que hicimos y que la gente entendiera que hay un peligro muy grave, que se llama fascismo», ha indicado.

Punto de inflexión

Y cree que tras lo ocurrido se produjo un «punto de inflexión porque se despertó algo» en la campaña. «No se puede aceptar que haya una fuerza abiertamente racista. No se pueden aceptar las cosas que a veces se escuchan en los medios de comunicación: muchos periodistas entendieron que al fascista hay que callarle en las tertulias; que la mentira, insulto y ataque no se normalice. Desde el viernes ha habido mucha gente que ha entendido esto. Si esto sirve para que haga su propia autodefensa contra el fascismo tengo esperanzas de que ganen las fuerzas progresistas del día 4«, ha añadido.

«Creo que la gente tiene memoria. Además de solidarizarse mucha gente conmigo por las cuatro balas, también me lo han dicho por lo que llevamos pasando cuatro años, que vayan fascistas todo los días a nuestra casa, lo que pasamos de vacaciones, que a uno de los periodistas de Inda le pida la Fiscalía un año de prisión por acosarnos. Han empezado con vosotros y lo pueden hacer con todo lo demás», ha señalado Iglesias.

El aspirante de la formación morada ha aseverado que lo que llama alerta antifascista «no es una serpiente de verano, que hay un problema para la democracia». «El presidente del Gobierno reconoció ayer que no hay plena normalidad en España y todos los partidos de izquierdas hablan de fascismo. Es muy profundo y confío mucho en la sociedad madrileña para que además de la judicial tenga una respuesta democrática», ha reclamado.

Pablo Iglesias apuesta por «explicar a la gente y desmontar lo que dice la ultraderecha», pero que la clave «no es tolerar como normal determinadas ideas». «Al fascismo hay que hacerles frente y no asumir como normales determinadas planteamientos. Las agencias contra bulos trabajan a pleno rendimiento ahora. La mentira no puede tener los mismos hechos que las cosas que verifican», sostiene.