Energía

Iberdrola supera ya las 70.000 instalaciones de autoconsumo conectadas a su red

Las instalaciones conectadas a la red de i-DE, la distribuidora de Iberdrola en España, suman más de 900 MW de potencia, el equivalente a dos grandes ciclos combinados.

Autoconsumo

Iberdrola ha superado ya las 70.000 instalaciones de autoconsumo conectadas a su red tras batir en agosto su récord de incorporaciones en un mismo mes, con más de 6.100 nuevos autoconsumidores que han aportado al sistema un total de 63 nuevos MW de generación verde totalmente integrada en las redes de baja y media tensión.

En conjunto, detalla la multinacional en una nota, las instalaciones de autoconsumo conectadas a la red de i-DE, la distribuidora de Iberdrola en España, suman más de 900 MW de potencia, el equivalente a la capacidad de dos grandes centrales de generación de ciclo combinado que, gracias al autoconsumo, pueden ser sustituidas por fuentes sostenibles y autóctonas.

La compañía facilita el acceso al autoconsumo en toda la geografía española. Por número de conexiones, destaca la Comunidad Valenciana con más de 28.000 instalaciones en la red. Le siguen Madrid y la Región de Murcia, con más de 20.000 y casi 9.000 instalaciones conectadas, respectivamente.

i-DE ha tramitado las solicitudes para la conexión de autoconsumo en un tiempo récord, mejorando incluso los exigentes plazos establecidos por la legislación vigente, lo que es una muestra del firme compromiso de la empresa con la transición energética hacia unas fuentes de generación más sostenibles.

Para facilitar la tramitación de los accesos, la compañía ha desarrollado un mapa geográfico de capacidad interactivo, disponible para cualquier usuario a través de la página de web de i-DE (www.i-de.es). Este mapa permite consultar la capacidad de la red operada por la compañía e identificar la ubicación de los puntos de conexión.

Una nueva forma de almacenamiento

El 98% de los autoconsumidores de Iberdrola, apunta la multinacional, opta por devolver durante el día el excedente a la red una vez satisfechas sus demandas de energía a través de las diferentes modalidades de vertido (individual o colectivo), lo que les permite sacar el máximo partido a su inversión. De esta forma, las redes de i-DE actúan como una gran batería de almacenamiento energético para sus clientes ya que pueden acceder al excedente generado cuando la necesitan, sin coste adicional.

Las redes gestionadas por Iberdrola han podido responder al fuerte ritmo de incremento del autoconsumo sin saturación ni sobrecargas y manteniendo los altos niveles de calidad de suministro gracias a las fuertes inversiones realizadas en los últimos años. La compañía tiene previsto destinar 2.600 millones de euros hasta 2024 a la digitación e innovación de sus redes en España.

Este esfuerzo ha permitido a i-DE llevar a cabo nuevos desarrollos para poder medir en tiempo real tanto los consumos como el nivel de carga de todas sus instalaciones. A través del uso de Inteligencia Artificial, la compañía es capaz de procesar esta información para anticipar las redes que van a necesitar refuerzos ante la previsión de mayores niveles de carga por la implantación de nuevas instalaciones de autoconsumo. Gracias a esta planificación i-De puede garantizar el mantenimiento del suministro eléctrico sin alteraciones a todos los hogares e industrias.

i-DE gestiona y mantiene 270.000 kilómetros de líneas eléctricas de distribución que se extienden por diez comunidades autónomas y 25 provincias, en una superficie que abarca 200.340 kilómetros cuadrados. Asimismo, cuenta con más de 97.000 centros de transformación y más de 1.100 subestaciones, para dar servicio a sus más de once millones de clientes.

Líder en comercialización de autoconsumo

En el marco de su apuesta por la aceleración de la transición energética, Iberdrola no solo fomenta el autoconsumo favoreciendo su incorporación al sistema energético a través de sus redes sino que lidera además el mercado, con la gestión del 40% de los clientes de esta modalidad en el país. En lo que va de año la compañía ha incrementado un 150% su cartera de clientes de autoconsumo.

Iberdrola, pionera en la oferta de autoconsumo para clientes con vivienda unifamiliar, se ha adaptado a distintas necesidades para poner al alcance de todos sus clientes la posibilidad de acceder al autoconsumo solar a través de sus nuevas soluciones Smart Solar.

Actualmente, en España más de dos tercios de la población vive en edificios en altura. Para este segmento, la compañía energética ofrece alternativas de autoconsumo colectivo que incluyen la posibilidad de ceder el espacio de la cubierta a Iberdrola para que asuma la instalación del sistema fotovoltaico facilitando el acceso a la energía verde generada a las personas que vivan en las proximidades.

En cuanto a la posibilidad de compensar la energía vertida a la red, los clientes de Iberdrola no cuentan con ningún tipo de suelo para su valoración, de forma que su factura puede llegar a ser de cero euros. Además acaba de lanzar el servicio Solar Cloud, que permite en el caso de que aún queden excedentes derivarlos para el consumo en otra residencia.

Más información