Iberdrola recibe luz verde para construir una ‘mega autopista’ de energía submarina en Reino Unido

Iberdrola

Iberdrola

Iberdrola ha recibido la aprobación provisional del regulador del mercado eléctrico británico (Ofgem) para construir la línea de conducción eléctrica que unirá Escocia con el noreste de Inglaterra, con una capacidad total de 2 gigavatios (GW).

Se trata de uno de los dos cables submarinos que conforman el proyecto Eastern Link y que incluye otro cable de la misma naturaleza y capacidad que está siendo desarrollado por otro consorcio, formado por la compañía eléctrica SSE y National Grid.

Según Ofgem, esta nueva infraestructura de transmisión es necesaria para mejorar la capacidad de la red de interconexión entre Escocia e Inglaterra y permitir que la energía renovable producida en Escocia llegue a las regiones del país con mayor consumo energético.

Con un coste estimado de 3.400 millones de libras (3.076 millones de euros) para los dos enlaces, Eastern Link sería el mayor proyecto de inversión en transmisión eléctrica de la historia reciente de Gran Bretaña.

Juntos, los dos cables formarán una ‘superautopista’ submarina capaz de transportar suficiente electricidad para cubrir la demanda de unos cuatro millones de hogares británicos.

El trazado del proyecto del consorcio del que Iberdrola forma parte junto a National Grid comprende un recorrido entre Torness (Escocia) y Hawthorn Pit (Inglaterra), mientras que el proyecto de SSE y National Grid unirá las localidades de Peterhead (Escocia) y Selby (Inglaterra).

Ofgem ha afirmado que el avance en las interconexiones, esenciales en la transición energética del Reino Unido, representa «un claro beneficio para los consumidores», según informa Iberdrola en un comunicado.

Asimismo, la decisión de Ofgem permitirá acelerar las inversiones en fuentes de energía renovable, indispensables para la descarbonización y la independencia energética del país.

Por otro lado, está previsto que la capacidad eólica marina de Escocia aumente de forma significativa durante la próxima década, de manera que se garantiza que el gran volumen de energía que se espera generar pueda llegar donde se necesita.

La costa este de Escocia ya alberga parques eólicos marinos operativos con una capacidad de 1 GW y cuenta con otros 4,4 GW en trámite. Además, están previstos unos 10 GW adicionales tras el resultado de la próxima ronda de licitaciones de energía eólica marítima en Escocia, ScotWind.