Iberdrola no prevé cambiar su política de dividendos por la Covid-19 y reafirma los objetivos de 2020

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, en la Noche de las Finanzas
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Iberdrola no prevé hacer «ningún tipo de cambio» en su actual política de dividendo, a pesar del impacto de la crisis del Covid-19, y mantiene su ‘hoja de ruta’ de crecimiento para el ejercicio 2020 en beneficio neto y resultado bruto de explotación (Ebitda).

En una conferencia con analistas para presentar los resultados del primer trimestre, el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, reiteró el compromiso con los accionistas de que su retribución «crezca en línea con el crecimiento del beneficio neto».

Así, a pesar de la crisis por el Covid-19, la energética estima que en este año sus ganancias superen el récord histórico de 3.406 millones de euros del ejercicio pasado y crezcan al ritmo marcado de ‘high single digit’ (entorno al 8% o 9%), manteniendo así su solidez financiera y su política de dividendos crecientes.

En el caso concreto del Ebitda, Galán señaló que el objetivo es que crezca «a un nivel parecido y en línea» con este primer trimestre, en el que repuntó casi un 6%, a pesar del impacto por la crisis sanitaria en los meses de marzo o abril, mientras que en lo que respecta al beneficio neto cuenta con el «colchón» de las plusvalías de casi 500 millones de euros por la venta de su participación en Siemens Gamesa, que dan a la compañía «el suficiente confort» para mantener sus objetivos.

Así, subrayó la buena marcha de los negocios en todos los países donde está presente el grupo, con excepción de España, donde sus resultados se vieron afectados por el incremento de tributos, los recortes regulatorios en las redes de distribución y la baja actividad en marzo, y se mostró «optimista» de cara al final del año, en que las inversiones, las medidas de eficiencia, la diversidad de países, las coberturas en los tipos de cambio y las plusvalías puedan permitir alcanzar esas previsiones de crecimiento.

«Y con ello, los 600.000 accionistas españoles pueden estar tranquilos de que Iberdrola seguirá pagando el dividendo que teníamos comprometido», añadió al respecto.

Además, el directivo consideró que Iberdrola parte «de una situación de fortaleza» para afrontar la actual coyuntura y reiteró que la compañía va a seguir «acelerando» sus inversiones hasta los 10.000 millones de euros este año, que va a ampliar su plantilla, con la contratación en todo el mundo de unas 5.000 personas, y remarcó el compromiso con sus proveedores, con el adelanto de compras por cerca de 4.000 millones de euros «para que no se vean obligados a tener hacer ERTEs y puedan con esos contratos seguir trabajando».

ACELERACIÓN DE LAS INVERSIONES ‘VERDES’ ANTE LA CRISIS

A este respecto, Galán subrayó el papel que deben jugar las energías renovables en la salida de la crisis, con una «aceleración de las inversiones ‘verdes’.

«Nos brinda una oportunidad y no queremos aplazar nuestras inversiones», señaló el presidente de Iberdrola, asegurando que si se hacen «las cosas bien» esta crisis pueda ser «una oportunidad» para Europa para transformarse y avanzar en sus objetivos de descarbonización, convirtiéndose «en una economía circular mejor y mucho más fiable».

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

EnglishFrenchGermanSpanish