Iberdrola mejora su beneficio neto hasta los 838 millones de euros en el primer trimestre

Iberdrola
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Iberdrola ha obtenido un beneficio neto de 838 millones de euros en el primer trimestre del año, lo que implica un incremento del 1,2% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. La compañía explica que este resultado ha sido impulsado por la mejora del beneficio neto ordinario, que ha aumentado un 28,5%, hasta los 769,9 millones de euros, que ha más que compensado los 255 millones de euros de plusvalías que se registraron en los tres primeros meses de 2017.

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) del grupo se ha situado en 2.323,5 millones de euros, un 24% más que en el mismo periodo de 2017. El buen comportamiento operativo de todos los negocios ha compensado el impacto negativo del tipo de cambio y ha permitido el crecimiento de todas las áreas: generación y clientes (+51,6%), redes (+17,5%) y renovables (+13,9%).

Las inversiones también se han incrementado, un 14,1%, hasta alcanzar los 1.185,3 millones de euros. De esta cantidad, un 40% se ha destinado a redes, un 37% a energías renovables y un 23% a generación y clientes, de acuerdo a las Perspectivas Estratégicas 2018-2022 de Iberdrola. En ellas, el grupo prevé llevar a cabo inversiones por valor de 32.000 millones de euros en el periodo, de los que más de un 90% se destinará a actividades reguladas o con contratos a largo plazo.

Durante 2018 se han puesto en marcha ya 1.905 nuevos megavatios (MW) de renovables y generación contratada, de un total de 7.790 MW actualmente en desarrollo y que estarán operativos para 2020, además de otros 1.301 MW para 2022.

El flujo de caja operativo ha ascendido a 1.877,1 millones de euros entre los meses de enero y marzo, lo que supone un incremento del 12,9% respecto al mismo periodo del pasado ejercicio.

La filial norteamericana Avangrid, que cotiza en la Bolsa de Nueva York y de la que Iberdrola controla un 81,5%, ha registrado un beneficio neto de 243 millones de dólares (+7%) y ha reafirmado su previsión de beneficio por acción ajustado para 2018: entre 2,22 y 2,5 dólares por título.

Neoenergia, filial brasileña en la que Iberdrola posee el 52,45% del capital social, ha obtenido, por su parte, un beneficio neto de 288 millones de reales brasileños, cifra que casi duplica la del primer trimestre de 2017 (+98%).

Por negocios

La compañía destaca que el trimestre ha estado caracterizado por la buena evolución operativa de todos los negocios. El Ebitda del grupo hasta marzo ha sido de 2.323,5 millones de euros, lo que supone un incremento del 24% respecto al mismo periodo del año anterior. Más del 75% de este resultado ha procedido de los negocios regulados y con contratos a largo plazo.

El negocio de redes ha registrado un Ebitda de 1.200 millones de euros (+17,5%), mejorando en todos los países salvo en Reino Unido, donde se ha visto afectado por la evolución de la paridad de la libra esterlina.

El área de renovables también ha presentado una evolución positiva, con un incremento de su Ebitda del 13,9%, hasta los 603,5 millones de euros. Este crecimiento ha estado impulsado por las mejores condiciones de viento y el incremento de la potencia instalada, hasta los 29.275 MW (+5%), incluyendo el parque eólico marino en Alemania, Wikinger, en operación desde el pasado mes de diciembre.

También el negocio de generación y clientes ha aumentado sus resultados, impulsado por la recuperación operativa en España y Reino Unido, gracias a la normalización de las condiciones operativas registradas en estos países respecto a las del primer trimestre de 2017.

Iberdrola reafirma sus previsiones para 2018

Iberdrola anticipa un Ebitda superior a los 9.000 millones de euros y un beneficio neto reportado cercano a los 3.000 millones de euros para el cierre de 2018.

Estos resultados estarán respaldados por un fuerte crecimiento de todos los negocios: los nuevos marcos tarifarios en Estados Unidos y Brasil y los planes de eficiencia impulsarán el negocio de redes; la nueva capacidad operativa, la mayor producción y el incremento de las reservas hidroeléctricas y condiciones de viento mejorarán el desempeño del área de renovables, mientras que las actividades de generación y clientes se beneficiarán de los efectos positivos del aumento de la demanda, la nueva capacidad y una mayor producción.