Huelga de bibliotecas públicas de Madrid por las jornadas de fin de semana

Feria del libro
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los trabajadores de las Bibliotecas Públicas Municipales de Madrid han convocado una nueva huelga para los tres próximos domingos para pedir al Ayuntamiento de la capital que reconozca la jornada de fin de semana como especial y no ordinaria como ahora. Los paros coinciden con los tres fines de semana de la celebración de la Feria del Libro en Madrid y con la época de exámenes.

La huelga ha sido convocada por la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) y por CITAM-UPM y contará también con una concentración este sábado, 27 de mayo, a las 11.30 horas, a las puertas de la biblioteca Eugenio Trías-Casa de Fieras.

Inicialmente, la huelga estaba convocada para seis días, todos los sábados y domingos de la Feria del Libro, pero los propios trabajadores han decidido dejarla en tres días para no perjudicar a los ciudadanos que quieren disfrutar de este evento.

Esta huelga es la segunda que convocan estos trabajadores. La primera tuvo lugar el pasado 23 de abril y contó, según CSIF, con un 85% de participación y el cierre de las tres bibliotecas municipales que abren los fines de semana: Biblioteca Pública Municipal Eugenio Trías-Casa de Fieras, dentro del Parque de El Retiro, la Biblioteca Pública Municipal Iván de Vargas, en la Calle San Justo (al lado de la Plaza de la Villa) y la Biblioteca Pública Municipal Ángel González, en la Calle Granja de Torrehermosa, metro Campamento.

Los convocantes advierten que “llevar a la huelga a un colectivo tan pacífico como los bibliotecarios es debido a la nefasta política cultural y a la gestión del personal de esta Corporación. Tratan como becarios a su personal y no están incentivando las condiciones de trabajo de fin de semana en bibliotecas. De esta manera, en su política de expansión de bibliotecas (pretenden construir hasta 8 bibliotecas nuevas entre esta y la siguiente legislatura), los ciudadanos tendrán salas de estudio los fines de semana y no un servicio de bibliotecas de calidad como se merece la ciudad de Madrid”.