Hacienda abre las negociaciones salariales con los empleados públicos, que mantienen sus protestas

Funcionarios Trabajadores

Imagen de unos empleados públicos.

El Ministerio de Hacienda y Función Pública ha citado a los sindicatos a una reunión el próximo miércoles, 28 de septiembre, para “la apertura de la negociación de las retribuciones en las Administraciones Públicas” en el marco de los próximos Presupuestos. Una convocatoria que ha transcendido a las puertas de la gran manifestación convocada para este sábado en Madrid.

Para CSIF la convocatoria de este encuentro supone “un primer triunfo fruto de la presión sindical ejercida los últimos meses para obligar al Gobierno a que actualice este mismo año los sueldos con carácter retroactivo conforme a la pérdida de poder adquisitivo por la inflación”. El sindicato reclama un acuerdo a varios años para “recuperar de manera paulatina la pérdida de poder adquisitivo que han sufrido los empleados públicos desde 2010”, que, de acuerdo a sus cálculos, “asciende en torno al 20%”. “En esta negociación”, advierte, “también reclamaremos mejoras en las condiciones laborales”.

Dicho esto, CSIF asegura que se mantiene la gran manifestación convocada para este sábado en Madrid “en protesta por la situación económica, por una subida salarial justa, contra los recortes en las condiciones de jubilación y contra el deterioro que están padeciendo los servicios públicos”.

En concreto, estas son las peticiones al Ejecutivo de coalición:

– Actualización de los salarios públicos en 2022, con carácter retroactivo, para recuperar el poder adquisitivo perdido este año en línea con la medida adoptada por Francia el pasado julio.

-Acuerdo de subida salarial plurianual que permita avanzar en la recuperación del poder de compra mermado desde 2010, y que este año ascenderá al 20%.

-Puesta en marcha de medidas económicas eficaces que ayuden a los trabajadores y trabajadoras de este país a combatir la desmesurada subida del precio de la cesta de la compra, de la luz y de la energía.

-Garantizar unos servicios públicos de calidad aportando tanto los recursos materiales como humanos necesarios para que el conjunto de la sociedad no padezca en sus propias carnes los efectos del empobrecimiento social.

-Debate transparente y objetivo sobre el futuro de las pensiones.